Centro: Pelea dispareja

0
60

Aun con el exgobernador Andrés Granier Melo como candidato a la alcaldía de Centro, el PRI, que es la tercera fuerza política del estado, se encuentra en desventaja para las elecciones de mediados de año: su desorden es tal que en los últimos comicios ha sido superado por el PRD, ahora desfondado tras el desprendimiento de los seguidores del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

Los que apoyan al químico consideran que basta con que sea nominado para que el Revolucionario Institucional se apodere del despacho de la plaza de la Revolución. Así, en automático, aunque la ecuación no es tan sencilla. 

Sondeos que conoce este reportero arrojan que en el capítulo de identidad partidista, en este municipio Morena está por arriba de PRD y PRI; los demás partidos no existen. 

De haberse aliado los tres principales partidos nacionales –aquellos dos más el PAN–, aumentaba la posibilidad de hacerle daño al vinotinto, siempre y cuando se nominara a un militante con aceptación. 

¿El priísta Andrés Granier era, es, ese personaje?  

Sus colaboradores y las páginas de Facebook que lo apoyan lo ven como el candidato ideal. 

Fuera de las redes sociales, el panorama es muy distinto: hay tabasqueños que siguen considerando que su administración fue mala. 

Posiblemente la desacreditación del químico solo sea superada por la del exmandatario perredista Arturo Núñez Jiménez, que ha pasado a la historia como “el peor” titular del poder Ejecutivo que ha tenido Tabasco. 

Así que habría que poner en una balanza el respaldo que logra en las herramientas virtuales con el rechazo que tiene entre la población que no interactúa en internet. 

Además hay que restar la desorganización en el PRI: falta de estructura y, sobre todo, escasez de dinero. 

Ahora mismo operadores de medio pelo buscan a Granier para “ofrecerle” “estructuras”. 

Una persona que hace eventos deportivos en el tricolor se acercó a un colaborador del exmandatario para decirle que por dos millones de pesos podía “activar” las redes que en su momento lo apoyaron. 

Pero si su desacreditación y la caótica situación que vive su partido no fueran suficiente, Granier tendría que enfrentar otro escenario desfavorable: el PRD también va a postular candidato al mismo cargo. 

El escenario quedaría así: PRI-PAN, Morena, PRD, PVEM y PT. 

Esto es, se observa una atomización del voto, lo cual es favorable para el partido en el poder. 

Además de Granier que puntea en el priísmo, que en la elección local va con el panismo, por el sol azteca sería nominado el senador Juan Manuel Fócil Pérez; el verde busca a un priísta con presencia (se había pensado en el exsecretario de Salud, Luis Felipe Graham Zapata), y el del Trabajo tiene contemplado a Humberto de los Santos Bertruy. 

Aun con Granier en las boletas, el partido en el poder saldría como favorito por la fractura opositora que causaría la nominación de otros cuadros. 

Vaya, en el régimen se confiaba en retener la capital aun cuando el exgobernador fuera abanderado de la alianza PRI-PRD-PAN. 

Ni así se veía peligro para el partido de López Obrador. 

 

PARA SU INFORMACIÓN… 

EN MORENA, EN torno a la elección para alcalde de la capital, comienza a manejarse la versión de que hay “un caballo negro”. Por supuesto que debe descartarse que se trate de Jesús Alí de la Torre, quien está difundiendo sondeos en redes sociales que los suyos presentan como encuestas para sembrar la percepción de que él tiene más aceptación que Yolanda Osuna Huerta