La ola rosa en las urnas electorales

0
225

La fuerte ola rosa del domingo 26 de febrero de 2023 refleja la existencia de una clase media enojada con el proyecto de nación del presidente Andrés Manuel López Obrador; con su forma de gobernar y de tomar decisiones que pueden afectar la vida democrática del país.

Esa ola ciudadana encontró en el “Plan B” de la reforma electoral el motivo para descargar todo su descontento, aunque la mayoría de las personas inconformes no hayan leído ni siquiera una de las cuatro leyes que componen dicho plan, más las disposiciones avaladas previamente a éste.

Pero a clase media le asusta la idea de retroceder en las conquistas democráticas, sobre todo en cuanto a las instituciones electorales y el voto libre, sumándose a la convocatoria para manifestarse masivamente para pedir a la Suprema Corte de Justicia de la Nación que declare la inconstitucionalidad del “Plan B”.

La ciudadanía ha dado una demostración de fuerza y de organización, aun cuando los partidos de oposición usen la ola rosa para golpear a Morena aprovechando el descontento de la clase media y aun cuando personas consejeras del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) estén cuidando intereses personales montándose en la ola rosa.

LA OLA ROSA EN LAS URNAS ELECTORALES 

Es probable que la ciudadanía que el domingo pintó de rosa calles y plazas públicas en el país pretende no solo tirar el “Plan B” de la reforma electoral, sino también derrotar a Morena en las elecciones concurrentes de 2024, muy especialmente en la elección por la Presidencia de la República.

Y lo conseguirá si la ola rosa se vuelca en las urnas electorales, pero no en 90 mil o 500 mil ciudadanos y ciudadanas con calidad de electores, sino más. Para derrotar a Morena la ola rosa necesita llegar a una dimensión de al menos 20 millones para rebasar el voto duro o ‘cautivo’ del partido guinda.

¿Lo conseguirá?

¿Y LE PREOCUPA A MORENA? 

Si no le preocupa, debería preocuparle la existencia de una ciudadanía enojada, en su mayoría clase media, considerando que éste ha sido protagonista fundamental de los cambios que ha habido en la historia del país.

Incluso, el tsunami guinda del 2018 ocurrió gracias a la participación masiva en las urnas electorales, a la cual concurrió gran parte de clase media, que luego en el ejercicio de poder los morenistas abandonaron, desdeñaron y hasta lastimaron con acciones y omisiones.

Falta muy poco tiempo para las elecciones concurrentes del 2024. De hecho, el inicio del proceso electoral prácticamente está a la vuelta de la esquina. Pero todavía hay ‘chance’ de que la clase política de Morena corrija su actuar, caso contrario corre el riesgo de enfrentar una masiva ola rosa en las urnas electorales.

¿Y QUIÉN ENCAUSA EL DESCONTENTO CIUDADANO? 

Hay descontento ciudadano, aunque es impredecible en qué dimensiones. La ola rosa de este domingo puede ser solamente una muestra.

Lo que no hay es una persona líder que encause ese descontento y que lo abandere electoralmente para el 2024. Ni líder, ni partido político.

En el PRI no acaban de entender la lección del 2018. El PAN enfrenta el desprestigio con el escándalo en torno a Genaro García Luna. El PRD sigue sin lograr crecer. Movimiento Ciudadano anda en el intento de rebasar a los otros tres.

Ninguno llena las expectativas ciudadanas, al menos por ahora. Además no se les ve en tareas intensas de organización de su estructura electoral.

“PLAN B” 

El Pleno de la Corte tendrá la última palabra, pero difícilmente bajo presión así sea ciudadana. En su momento las ministras, los ministros, resolverán que sí y que no de dicho plan va en contra de la Constitución: Todo el paquete de leyes, algunas de éstas o algunas normas; además de las disposiciones inicialmente aprobadas por el Congreso de la Unión.

Correo: [email protected]