Ángel

0
201

Se llevó a cabo el Foro Unidad y Gobiernos de Coalición con la participación de los aspirantes de la oposición a la candidatura presidencial. De ellos, Ángel Gurria Treviño acaparó la atención por su estatura, conocimiento, experiencia y decisiones dentro y fuera del país.

Es un personaje fuera de serie en todos los conceptos: nacionalista, informado, reconocido mundialmente, con interlocución con estadistas, reyes, empresarios y líderes mundiales y quien ha ocupado cargos en 33 años de servicio público con destacada presencia, por cierto, sus 15 años al frente de la OCDE le han permitido valoraciones y auditorías en todas las esferas del planeta en los temas de mayor controversia.

Gurria ha señalado que “el concepto de un gobierno de coalición es tan poderoso, tan atractivo, que debe formar parte de la oferta política que ofrezca la Alianza Va por México…los grupos de la sociedad civil organizada se vuelven interlocutores básicos, naturales, orgánicos, tanto de la gente como de los propios partidos políticos.

La próxima elección presidencial solo será concebible con un papel central de la sociedad civil, de la mano de los partidos políticos” en entrevista para VaEnSerio de mexiquense tv Ángel aseguró que el ejercicio del próximo gobierno, si gana la oposición, será ingrato debido a que dedicará gran parte de su tiempo y talento a la reconstrucción.

El país está mal y enderezarlo tomará mucha energía, apuntó. El exsecretario se Hacienda y de Relaciones Exteriores apunta: “En México no tenemos tradición de coaliciones, no tenemos cultura…En la mayoría de los países hoy, es lo normal, sean regímenes presidenciales o parlamentarios, dada la creciente fragmentación de los grupos políticos y la aparición de un creciente número de  partidos y fracciones parlamentarias, en todas las latitudes… Vengo de una familia de clase media, ‘aspiracionista’, que creía que el trabajo, el esfuerzo y los estudios eran el camino, la solución”.

Ángel Gurria recuerda su paso y responsabilidades en la OCDE y apunta “Mi trabajo consistía en cómo lograr que los 38 miembros de la organización pudiesen mejorar sus políticas públicas y los resultados de las mismas. La OCDE, bajo mi dirección, se convirtió en una fábrica de soluciones. Y eso es lo que yo puedo aportar; lo que una coalición puede aportar: soluciones. Buenas soluciones. Mejores soluciones” e insistió:

“Un régimen de coalición es más democrático; un régimen de coalición comete menos errores; un régimen de coalición es menos arbitrario; un régimen de coalición escucha más;  un régimen de coalición debate más antes de decidir sobre las políticas públicas; un régimen de coalición es más racional, menos intuitivo…un poderoso  antídoto a las ocurrencias, a las arbitrariedades, a las intuiciones súbitas, a las decisiones antieconómicas” y entonces el mensaje fue claro y llegó hasta Palacio Nacional.

Y entró al tema, su tema: “Al hablar de política económica estamos hablando de reducir los déficits de a) crecimiento; b) presupuestos, ingresos, egresos y déficit; c) pobreza; d) desigualdades; e) medio ambiente, la biodiversidad y los océanos; f) diagnostico, necesidades y gasto social; g) salud;  h) educación; i) infraestructura; j) agua; k)seguridad; l) administración de justicia; m) productividad; n) competitividad; o)comercio exterior; p) empleos; q) inversiones públicas y privadas; r) combate a la informalidad; s) la inflación; t) las clases medias; u) la globalización y sus efectos; v) la transparencia; w) Estado de Derecho; x) el tema de la calificación crediticia de México”.

Y ahí pretende Ángel instrumentar sus políticas públicas creando como dijo “una fábrica de soluciones”, ofreció Gurria retos pero dejó claro el actual plan y retó: “si no reconocemos que la mayor responsabilidad intergeneracional que tenemos hoy es con este planeta que le vamos a heredar a nuestros hijos y nietos; si no actuamos para aumentar de manera sustantiva el gasto público en salud, educación, infraestructura y agua, no lograremos cerrar las enormes brechas que separan hoy a los grupos de la sociedad mexicana”.

Ángel entonces se mostró operador, conciliador: “Cada uno de estos temas tiene que discutirse, negociarse y decidirse.

Cada uno requiere consensos. Cada consenso requiere sabiduría, humildad, pragmatismo y realismo”. Ángel ha sabido, ha aprendido a escuchar a los lideres de mayor impacto en el mundo. Se entiende y sabe dialogar porque Ángel habla seis idiomas, los domina.

Es interesante escucharlo porque guarda nociones exactas de lo que ocurre y de lo que se viene. Para armar estructuras nacionales hay que entender y asimilar lo que sucede fuera de nuestras fronteras. Por ello para muchos bien enterados Gurria es el Ángel que necesita el país. ¡Ya veremos!

Conductor del programa VaEnSerio mexiquense tv canal 34.2 izzi 135 y mexiquense radio.

@cramospadilla