Campañas electorales ingeniosas en tiempos de Covid-19

0
62

Pronto iniciarán las campañas electorales de las personas que obtendrán una candidatura a algún cargo de elección popular para las elecciones concurrentes de junio próximo.

Y en tiempos de Covid-19, las campañas serán distintas a las tradicionales. De entrada se acabaron los grandes mítines en que partidos políticos, candidatos y candidatas solían abarrotar auditorios de diez mil personas en adelante. Era mostrar músculo.

A menos de que ocurra un milagro como, por ejemplo, que para entonces el gobierno federal haya vacunado al 100% de la población mexicana para evitar riesgo de contagio por concentraciones masivas de personas.

Bueno, para abril y para mayo se ha anunciado una etapa más intensa de vacunación Covid-19, ¿será porque son meses de campaña electoral? Cosa que quizá intente beneficiar al partido en el poder presidencial: Morena.

Pero quien sabe hasta qué grado la gente lo agradezca con el voto en las urnas electorales porque la vacunación es obligación del gobierno federal y un derecho humano. Además, quienes han visto morir a seres queridos por falta de oxigeno o han perdido su trabajo o bienes, lo menos que quieren es votar por el partido gobernante.

¿Votarán por otro partido o se abstendrán?

Retomando el tema: Partidos y candidatos tampoco podrán entrar a los hogares para las pláticas proselitistas en busca del voto, a menos de que quieran correr el riesgo de contagiar o contagiarse de  Covid-19.

Así que tendrán que ingeniárselas para realizar la campaña, sobre todo los candidatos y candidatas que contenderán por el principio de mayoría relativa, porque quienes van por representación proporcional (plurinominales) nada más tienen que aguardar la votación generada por aquellos.

Nadie sabe para quien trabaja; los de mayoría se arriesgan a todo (incluso a perder sus ahorros) mientras los plurinominales se sientan cómodamente a esperar los resultados de la elección, y con el cargo en la bolsa aquellos en los primeros lugares de la lista pluri.

La Cuarta “T” para hacer una verdadera transformación del país debería hacer cambios en el sistema electoral. Por ejemplo, que las diputaciones sean electas solo por el principio de representación y por listas abiertas para evitar que entren “vacas sagradas”, familiares, júniors, cuotas y cuates.

Claro, el PRI, el PAN y el PRD si ganan la mayoría podrían empezar por hacer cambios estructurales en el sistema electoral, ayudados por otros partidos.

En fin, volviendo al tema: Una de las opciones, sin duda, para hacer la campaña son las redes sociales con estrategias planeadas y contundentes, no al vapor.

Las redes sociales actualmente juegan fundamental. Y si bien aun existen infinidad de lugares donde no llega la señal de internet, también es cierto que donde sí lo hay usan las redes sociales desde las personas más encumbradas hasta las personas de bajos recursos.

También la radio y la televisión juegan un papel fundamental. Los partidos políticos no pueden darse el lujo de desperdiciar el tiempo que les corresponde en promocionales sin mensaje, mal hechos, inútiles; ellos, sus candidatos, sus candidatas, deben comunicar.

Lo mismo en redes sociales.

Si no comunican están perdidos de ante mano. Y comunicar no es enviar boletines y mucho menos sosos, repletos de elogios; éstos no los lee nadie.

Comunicar tiene que ver con toda una estrategia de comunicación política y marketing.

En fin, los estrategas seguramente tendrán planes de campañas ingeniosas, donde deben incluirse las relaciones públicas. Es un gravísimo error de los políticos dejar de hacer política, alejarse de la ciudadanía en épocas no electorales, burocratizarse al frente de dependencias de gobierno.

Eso tiene un costo: El olvido de los electores.

Correo: rosyrama@hotmail.com