Urgente. La política versus el protocolo Pfizer-BioNTec: segunda dosis a los 21 días

0
415

Varios días en que miles de personas han estado esperando la confirmación para que se les aplique la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech a los 21 días exactos, como indica su protocolo clínico. Y nada.

Una ventana de 45 (sic) días entre las dos dosis fue lo que dijo Hugo López-Gatell el 19 de enero 2021 (conferencia de prensa matutina). Podemos ver que se equivocó. Dijo: “Recientemente, el 8 de diciembre… perdón, el 8 de enero, la Organización Mundial de la Salud publicó su más reciente recomendación interina, específicamente sobre la vacuna de Pfizer-BioNTech, donde está planteando que podría extenderse hasta 45 días el intervalo de las dosis. Misma idea, el punto es: pueden pasar más días sin que se afecte en modo alguno [sic] la eficacia final que se alcanza con la vacuna, ni eventualmente la duración de la inmunidad [sic]. Esto está amparado desde luego en esa evidencia científica y en décadas de conocimiento sobre la inmunología” (https://presidente.gob.mx/19-01-21-version-estenografica-de-la-conferencia-de-prensa-matutina-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador/). “Eventualmente…”, afirma: es consciente de que puede fallar la duración de la inmunidad.

Al 5 de febrero, López-Gatell habló de una ventana de 21 a 48 [sic] días (https://www.gob.mx/salud/prensa/052-garantiza-gobierno-de-mexico-aplicacion-de-segundas-dosis-de-vacuna-de-pfizer-biontech?idiom=es).

La OMS, el 8 de enero de 2021, comunicó lo siguiente (subrayados míos aquí y adelante): “Posología: 12 días después de la primera dosis comienza a desarrollarse un efecto protector, pero la protección completa requiere dos dosis que la OMS recomienda administrar entre 21 y 28 días después. Es necesario seguir investigando para conocer la posible protección a largo plazo de una sola dosis” (¿A quién puede administrase la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer-BioNTech?: https://www.who.int/es/news-room/feature-stories/detail/who-can-take-the-pfizer-biontech-covid-19–vaccine). Y las “Interim recommendations for use of the Pfizer–BioNTech COVID-19 vaccine, BNT162b2, under Emergency Use Listing” de la misma fecha, 8 de enero, que cita López-Gatell erróneamente, precisa: “Se recomienda un intervalo de 21 a 28 días entre las dosis. (…) La OMS reconoce que varios países se enfrentan a circunstancias excepcionales de limitaciones de suministro de vacunas combinadas con una alta carga de morbilidad. Por tanto, algunos países han considerado retrasar la administración de la segunda dosis para permitir una mayor cobertura inicial. Esto se basa en la observación de que se ha demostrado que la eficacia comienza a partir del día 12 después de la primera dosis y alcanza aproximadamente el 89% entre los días 14 y 21, en el momento en que se administró la segunda dosis. Actualmente no existen datos sobre la eficacia a más largo plazo de una dosis única de la vacuna de ARNm BNT162b2, ya que los participantes del ensayo recibieron 2 dosis con un intervalo entre las dosis en el ensayo que varía de 19 a 42 días”. Sobre esta ventana de días, más adelante se comprenderá, pues no significa que los laboratorios recomienden una plazo mayor a 21 días. “Es de destacar que las respuestas de anticuerpos neutralizantes son modestas después de la primera dosis y aumentan sustancialmente después de la segunda dosis. / Los países que experimentan circunstancias epidemiológicas excepcionales pueden considerar la posibilidad de retrasar por un período breve la administración de la segunda dosis como un enfoque pragmático para maximizar el número de personas que se benefician de una primera dosis mientras el suministro de vacunas sigue aumentando. La recomendación de la OMS en la actualidad es que el intervalo entre dosis puede extenderse hasta 42 días (6 semanas), sobre la base de los datos de ensayos clínicos actualmente disponibles. Si se dispone de datos adicionales sobre intervalos más prolongados entre dosis, se considerará la revisión de esta recomendación. Los países deben asegurarse de que dichos ajustes del programa a los intervalos de dosis no afecten la probabilidad de recibir la segunda dosis” (https://www.who.int/publications/i/item/WHO-2019-nCoV-vaccines-SAGE_recommendation-BNT162b2-2021.1).

La idea de ampliar el tiempo entre dosis surgió a partir de lo sucedido con la vacuna de AstraZeneca que tiene una ventana mayor (a la que se llegó por un error, que resultó positivo). Suponer que quizá otras vacunas pueden ampliar su plazo entre dosis es altamente riesgoso, pues los estudios clínicos no se hicieron así.

Cuando se aplicó la primera dosis en Azcapotzalco y Miguel Hidalgo, a muchos les avisaron que la segunda dosis se pondría a los 21 días. Por ello, muchas personas están listas a acudir al Campo Marte o a la Benemérita Escuela Nacional de Maestros para que les apliquen la segunda dosis.

La ventana de 28 días entre las dos dosis fue establecida por la OMS para poder cumplir con sus promesas (política); esto se ve en el documento COMIRNATY®, vacuna de ARNm frente a la COVID-19 del 18 de enero 2021 (https://cdn.who.int/media/docs/default-source/immunization/covid-19/21066_spanish_pfizer-vaccine-explainer_comirnaty.pdf?sfvrsn=b2224120_10), en el que precisa, al igual que otros documentos, que “El retraso en la segunda dosis no debe superar los 42 días (6 semanas), en caso de suministro limitado. Ambas dosis son necesarias para lograr la protección.” Esto se replica, por lo tanto, por política, en el documento para los países afiliados a COVAX y que así lo decidan, como lo señala la OMS. Respecto a la “posología recomendada” por COVAX y la OMS, la segunda dosis debe ser aplicada “21 a 28 días tras la primera dosis”. No obstante, haciendo política, en el mismo documento también anotan (ya no en el apartado de “posología recomendada”), en la sección “Aceptación y adopción”: “Es importante que la 2ª dosis de la vacuna se administre de 21 a 28 días después de la primera, o en un máximo de seis semanas. Son necesarias dos dosis para garantizar la protección” (Formación sobre Tozinamerán, vacuna de ARNm frente a la COVID-19 (con nucleósidos modificados) ‒ COMIRNATY® (Pfizer‒BioNTech), OMS, Gavi, Unicef, enero 27, 2021: https://www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/act-accelerator/covax/pfizer-specific-training_full-deck_sp-final.pdf?sfvrsn=b8895b42_5). Por tratarse de información dirigida a los países que recibirán esta vacuna vía COVAX, es decir, países pobres y con pocas vacunas, la anotación de “un máximo de seis semanas” se dirige a ellos. Y, según nos han dicho, no es el caso de México. Esto significa que en México la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech debe aplicarse a los 21 días, y quizá, máximo a los 28, pues el gobierno juega a ser medio rico-medio pobre. Si se superan los 28 días, será prueba de que el gobierno acepta que México es un país pobre y que no ha podido cumplir con lo prometido.

Lo que no se comprende es que el gobierno haga política con todas las vacunas por igual. Que todos los adultos mayores de 60 años estén vacunados a la brevedad es lo más deseado, pero siempre y cuando se cumplan las condiciones de aplicación de las dosis. Si no se cumplen, los laboratorios no garantizan la protección que arrojaron los estudios clínicos.

Claudia Sheinbaum comentó: “Cada vacuna es distinta, por ejemplo, la Astra-Zeneca tiene hasta 8 o 9 semanas para poder aplicar la segunda dosis, en el caso de la Sputnik son 21 días para aplicar la segunda dosis, en el caso de la Pfizer que es la que se está aplicando ahora en Miguel Hidalgo y Azcapotzalco se tiene creo [sic] que hasta 40 días para la aplicación de la segunda dosis, entonces, cada una tiene sus especificaciones, quienes se vacunaron en Milpa Alta, Cuajimalpa y Magdalena Contreras, es prácticamente a mediados de abril que recibirán su segunda dosis y está contemplada en las compras que ha hecho el Gobierno de México y lo que se asignará a la ciudad, la Sputnik como tiene 21 días, nada más, pues tiene que aplicarse antes”. (“Presentarán el lunes plan para segunda dosis de vacuna en CDMX”, Excelsior, marzo 13, 2021: https://www.excelsior.com.mx/comunidad/presentaran-el-lunes-plan-para-segunda-dosis-de-vacuna-en-cdmx/1437667). En la página https://vacunacion-dev.covid19.cdmx.gob.mx/ se avisa que la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech se aplicará “Máximo 45 días después de la primera dosis”, lo que es terrorífico.

El doctor Stephen Griffin, profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Leeds, explica: “Los datos que respaldan la vacuna Pfizer respaldan firmemente un protocolo definido con dos dosis administradas con 21 días de diferencia para la gran mayoría de los pacientes involucrados en el ensayo de fase III. Los datos de la vacuna AZ/Oxford son más matizados y más amplios, como resultado de los cambios en la dosificación y la programación experimentados durante el período de prueba. / Por lo tanto, dadas las diferencias tanto en la naturaleza de estas vacunas como en la forma en que se realizaron los ensayos, es preocupante que los aspectos considerados favorables para una vacuna ahora también se apliquen a la otra. Tales cambios implicarían el uso de la vacuna Pfizer ‘fuera de etiqueta’, y la compañía se ha distanciado comprensiblemente de esta noción (…). Dado el tremendo esfuerzo e inversión necesarios para montar ensayos clínicos a esta escala, no parece prudente alterar el protocolo de Pfizer; en pocas palabras, si no está roto, no lo arregle”. (“Expert comment on whether giving two doses of COVID vaccine separated by a longer period is sensible”, Science Media Center, enero 4, 2021: https://www.sciencemediacentre.org/expert-comment-on-whether-giving-two-doses-of-covid-vaccine-separated-by-a-longer-period-is-sensible/).

En Canadá, como en otras partes del mundo, las opiniones están divididas. Unos opinan que es mejor aplicar a muchos la primera dosis de Pfizer-BioNTech y enviar la aplicación de la segunda dosis a no más de 42 días después. Otros científicos “advierten que depender de la inmunidad parcial y retrasar las segundas inyecciones puede provocar mutaciones virales e inmunidad inadecuada”: “‘Es probable que la eficacia no sea tan alta si alargamos el tiempo entre la primera y la segunda dosis’, dijo a CTV News Matthew Miller, especialista en enfermedades infecciosas y profesor asociado de la Universidad McMaster. ‘Cuanto más se aleja de la primera dosis antes de recibir la segunda, mayor es su riesgo relativo [que] si recibe esa segunda dosis a tiempo’”. “Está de acuerdo en que deberíamos vacunar a la mayor cantidad de personas posible, sin retener la segunda dosis en los congeladores, pero cree que sólo deberíamos agotar los envíos en la primera inyección si existe la garantía de que llegarán más envíos de la segunda dosis a tiempo.” (“Vaccine dilemma: report says delaying second dose up to 42 days is OK, but some warn of risks”, enero 12, 2021: https://www.ctvnews.ca/health/coronavirus/vaccine-dilemma-report-says-delaying-second-dose-up-to-42-days-is-ok-but-some-warn-of-risks-1.5264489)

“‘La seguridad y eficacia de la vacuna no se ha evaluado en diferentes programas de dosificación, ya que la mayoría de los participantes del ensayo recibieron la segunda dosis dentro de la ventana especificada en el diseño del estudio’, dijo Pfizer en un comunicado enviado por correo electrónico, agregando que no hay datos ‘para demostrar que la protección después de la primera dosis se mantiene después de 21 días’”. (Ibidem)

Desde el 28 de enero 2021, se publicó la “Aclaración del intervalo de dosificación de Comirnaty”, que es la de Pfizer-BioNTech (válido al 29 de marzo 2021): “El comité de medicamentos humanos (CHMP) de la EMA ha actualizado la información del producto de la vacuna COVID-19 Comirnaty para aclarar su posición en el intervalo entre la primera y la segunda dosis. / La información del producto (sección 4.2 y prospecto) recomienda ahora la administración de la segunda dosis 3 semanas después de la primera dosis. Anteriormente, la información del producto indicaba que el intervalo debería ser de ‘al menos de 21 días’. / La información del producto (sección 5.1) ya establece que los participantes cuyos datos se utilizaron para calcular la eficacia recibieron su segunda dosis dentro de los 19 a 42 días posteriores a la primera dosis. Se ha añadido una frase con la información de que el 93,1% de estos participantes recibieron la segunda dosis de 19 a 23 días después de la primera. / Actualmente no hay datos clínicos sobre la eficacia de la vacuna cuando se administra más allá de los intervalos utilizados en el ensayo clínico” que, en promedio corresponden a los 21 días entre las dos dosis. (https://www.ema.europa.eu/en/news/clarification-comirnaty-dosage-interval)

Como se puede ver, no existen aún resultados confiables sobre la eficacia de la vacuna Comirnaty si la segunda dosis fuera aplicada entre los 22 y 42 días posteriores a la primera dosis.

Hugo López-Gatell afirmó, el lunes 29 de marzo 2021 por la noche, que hay vacunas cuya segunda dosis se aplica tres semanas después, refiriéndose sin mencionarlas a la de Pfizer-BioNTech y a la Sputnik-V: “El tiempo de la segunda dosis depende del calendario de la primera dosis. (…) De las cuatro [vacunas] que sí necesitan segunda dosis, se pone la segunda dosis en intervalos que van desde 3 semanas hasta 12 semanas, dependiendo de cuál es la vacuna de la que se trate.” (Conferencia de Prensa Covid-19)

Agregó, como si fuera ya una verdad científica, lo que no es así, pues su afirmación se basa en información preliminar, que “La mayoría del efecto se logra con la primera dosis. Con la primera dosis ya se logra tener prácticamente el 80%, o en algunos casos el 85%, de la eficacia que se pretende lograr o que se puede lograr”, lo que es así, pero no se sabe cuánto tiempo dura esta protección. “Y la segunda dosis tiene como finalidad aumentar un poco más esa protección y hacerla más duradera. Entonces ya estas 7 millones de personas están en una protección de al menos el 80% de lo que se puede lograr con la vacuna”. Esto es una media verdad, ya que depende del tipo de vacuna y de la o las dosis aplicadas; los estudios sobre la eficacia aún continúan, por lo que no son concluyentes.

La vacuna Sputnik V consiste en dos dosis, cada una con un vector con un gen diferente: AD26 y AD5, “que codifican la proteína S”; con la primera dosis, el cuerpo “empieza a generar inmunidad”; con la segunda, que se aplica a los 21 días, se “estimula la respuesta inmunitaria y proporciona inmunidad a largo plazo”. (https://sputnikvaccine.com/esp/about-vaccine/)

El 29 de marzo 2021, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, en su “Informe semanal de morbilidad y mortalidad (MMWR)”, presentaron sus “Estimaciones provisionales de la eficacia de la vacuna de las vacunas BNT162b2 [Pfizer-BioNTech] y mRNA-1273 [Moderna] COVID-19 para prevenir la infección por SARS-CoV-2 entre el personal de atención médica, el personal de primeros auxilios y otros trabajadores esenciales y de primera línea: ocho ubicaciones en EE.UU., diciembre de 2020 a marzo de 2021”: “En condiciones del mundo real, la eficacia de la vacuna de ARNm de la inmunización completa (≥14 días después de la segunda dosis) fue del 90% contra las infecciones por SARS-CoV-2, independientemente del estado de los síntomas; la eficacia de la vacuna de la inmunización parcial (≥14 días después de la primera dosis, pero antes de la segunda dosis) fue del 80%”. Precisan: “Los hallazgos de este informe están sujetos al menos a tres limitaciones”, que el Informe explica. Concluye:Si esto afectara de manera desproporcionada a quienes recibieron la vacuna (por ejemplo, debido a la posible atenuación de la diseminación del virus por la vacuna), se sobrestimaría la efectividad de la vacuna”. “Estos resultados provisionales sobre la eficacia de las vacunas ARNm de Pfizer-BionTech y de Moderna en condiciones del mundo real (…) refuerzan la recomendación de los CDC de una inmunización completa de 2 dosis con vacunas de ARNm”, con un intervalo entre las dos dosis de la vacuna de Pfizer-BionTech de 21 días, pues así lo señala el protocolo. (https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/70/wr/mm7013e3.htm?s_cid=mm7013e3_w)

Entre otros resultados preliminares, muy diferentes, está el siguiente. El 19 de marzo 2021, los CDC dedicaron su MMWR a la “Efectividad de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 entre residentes de dos centros de enfermería especializada [SNF] que experimentan brotes de COVID-19 – Connecticut, diciembre de 2020 a febrero de 2021”: “Un análisis de grupo retrospectivo en dos SNF de Connecticut encontró que la vacunación parcial con la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 (desde >14 días después de la dosis 1 hasta 7 días después de la dosis 2) era del 63% (intervalo de confianza del 95% = 33% -79%) eficaz contra la infección por SARS-CoV-2. / Incluso con la vacunación parcial, la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 brinda protección a los residentes de SNF. Para optimizar el impacto de la vacuna en esta población, se recomienda una alta cobertura con la serie completa de 2 dosis”, también con una diferencia de 21 días. (https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/70/wr/mm7011e3.htm)

Puesto que los estudios sobre la eficacia de la vacuna Pfizer-BioNTech continúan y ésta depende de muchos factores (edad, salud, etcétera), lo prudente es respetar el protocolo clínico.

El 11 de marzo 2021 (vigente al 29 marzo), Pfizer anunció que la realidad muestra la “alta efectividad de la vacuna Pfizer-BioNTech Covid-19”, cuando ésta se aplicó en dos dosis con intervalo de 21 días, como indica su protocolo: “El Ministerio de Salud de Israel (MoH), Pfizer Inc. (NYSE: PFE) y BioNTech SE(Nasdaq: BNTX) anunciaron hoy evidencia en el mundo real que demuestra tasas de incidencia dramáticamente más bajas de la enfermedad COVID-19 en personas completamente vacunadas con la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 (BNT162b2), lo que subraya el impacto sustancial en la salud pública observado del programa de inmunización nacional de Israel. Estos nuevos datos se basan y confirman los datos publicados anteriormente por el Ministerio de Salud que demuestran la eficacia de la vacuna en la prevención de infecciones sintomáticas del SARS-CoV-2, casos de COVID-19, hospitalizaciones, hospitalizaciones graves y críticas y muertes. El último análisis del Ministerio de Salud demuestra que dos semanas después de la segunda dosis de vacuna [que fue aplicada 21 días después de la primera dosis], la protección es aún más fuerte: la eficacia de la vacuna fue de al menos el 97% en la prevención de enfermedades sintomáticas, enfermedades graves o críticas y la muerte. / Los hallazgos del análisis se derivaron de los datos de vigilancia agregados anónimos del Ministerio de Salud de Israel recopilados entre el 17 de enero y el 6 de marzo de 2021, cuando la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 era la única vacuna disponible en el país y cuando la variante de SARS-CoV-2 más transmisible, la B.1.1.7 (anteriormente denominada variante del Reino Unido), fue la cepa dominante. La efectividad de la vacuna fue de al menos el 97% contra casos sintomáticos de COVID-19, hospitalizaciones, hospitalizaciones graves y críticas y muertes. Además, el análisis encontró una efectividad de la vacuna del 94% contra infecciones asintomáticas por SARS-CoV-2. Para todos los resultados, la efectividad de la vacuna se midió dos semanas después de la segunda dosis”. (https://www.pfizer.com/news/press-release/press-release-detail/real-world-evidence-confirms-high-effectiveness-pfizer)

El 22 de marzo 2021 se dio a conocer que “Especialistas del IPN han observado que los adultos mayores producen pocos anticuerpos con la primera dosis de la vacuna y hasta que reciben la segunda generan anticuerpos de memoria”, por lo que “deberán mantener el resguardo y todos los protocolos sanitarios”. (https://www.infobae.com/america/mexico/2021/03/22/son-blanco-facil-de-infecciones-expertos-del-ipn-recomendaron-resguardar-a-adultos-mayores-vacunados-contra-covid-19/)

Dado que los porcentajes de eficacia dependen de la aplicación de dos dosis con un plazo intermedio de 21 días para la vacuna de Pfizer-BioNTech, y porque no se sabe aún cuánto tiempo protege la primera dosis, las personas esperamos que el gobierno cumpla con sus compromisos y se respeten los protocolos clínicos establecidos por las farmacéuticas creadoras de la vacuna. De no hacerlo, podríamos pensar que están utilizando a ciertas alcaldías como poblaciones de estudio, arriesgando con ello la salud de muchos. Suponemos que dado que el gobierno ha confirmado tener las dosis suficientes de la vacuna de Pfizer-BioNTech para aplicar las segundas dosis a tiempo, así se hará. Mas conviene que precisen a la ciudadanía que será entre 21 y 28 días como máximo, ya que muchos otros tratamientos médicos y cirugías dependen de que los pacientes estén protegidos.

Como puede verse (y también se afirma en https://vacunacion-dev.covid19.cdmx.gob.mx/), la segunda dosis de Sputnik V sí se aplicará a los 21 días, como indica su protocolo. Mas por el error de Hugo López-Gatell, en quien sólo algunas autoridades confían ciegamente, el protocolo de Pfizer-BioNTech no está siendo respetado. Esperamos que rectifiquen y que la segunda dosis de esta vacuna, a las alcaldías que corresponda, se aplique a más tardar la primera semana de abril 2021. Con base en tal yerro, sin tomar en cuenta otros resultados preliminares, sin considerar la insistente recomendación de una ventana de entre 21 y 28 días entre las dos dosis y, sobre todo, sin respetar el protocolo de Pfizer-BioNTech que se mantiene firme en 21 días entre dosis, el gobierno de México ha ido “adaptando” su política-política de vacunación.

Hacer de una estrategia de vacunación profesional una campaña política supuestamente equitativa no es lo mismo. Jugar con la salud y la vida de las personas es grave.