El reino de pejelandia: Obrador, un charlatán

0
219

¿De veras Andrés Manuel, usted se considera el mejor presidente del mundo?

– ¡Que romántico!

Hace unos días en su mañanera usted se ufanó de manera angelical con la publicación de la empresa Morning Consult, una encuestadora que se encarga de hacer trajes a la medida y que gracias a los pagos de sus clientes en solo cinco años pasó de ser una pequeña oficina de monitoreo a convertirse en una compañía valorada en más de 300 millones de dólares.

Cómo usted dice: ¿quién pompo?

Mark Twain solía decir que en el mundo existen tres tipos de mentiras:

– Las mentiras, las malditas mentiras y las encuestas.

Está claro que somos un país de contrastes.

Durante casi un lustro tuvimos en la cima del dinero al hombre más rico del mundo. Así lo registró puntualmente la revista Forbes.

Usted puso a Carlos Slim en el primer lugar de la lista de la “Mafia en el Poder”. Ahora usted recibe en su rancho a Slim para hablar en privado de negocios.

Del otro lado de la moneda están los indocumentados.

En su campaña usted fue a pedirle el voto y se lo concedieron. ¿Pero qué ha hecho usted por ellos?

Usted se refocila de las remesas que envían a sus familias en México. ¿Usted está consciente del sufrimiento y las penurias que tienen que padecer nuestros compatriotas para ganarse a pulso esas divisas?

Ocupamos uno de los primeros lugares del mundo en expulsión de inmigrantes, la gran mayoría sobreviven en la pobreza y carecen de los más elementales derechos en Estados Unidos. Sin embargo, usted fue a la Casa Blanca a arrodillarse ante Trump para darle las gracias a sabiendas de que el pelirrojo odia a los mexicanos, a los que considera criminales, narcotraficantes y violadores.

Ahora usted felicita a la chihuahuense Andrea Meza por ser la nueva Miss Universo como si se tratara de un “triunfo” de México. Ojalá tuviera usted así un trato conmovedor con las miles y miles de mujeres que son víctimas de la violencia.

México –y por si usted lo ignora– está en el top ten de los países con mayores feminicidios.

Usted debe más que nadie debe estar informado del lugar que ocupamos en concierto internacional de las drogas. Ocupamos los primeros lugares en materia de narcotráfico, somos los segundos productores de marihuana y heroína del mundo.

Y para nadie es un secreto que usted encumbre y protege a los jefes de los carteles de las drogas, basta recordar el culiacanazo y el trato preferencial al Chapo Guzmán y su familia, la impunidad con que opera el Mencho del CJNG y la impunidad y protección al general Cienfuegos. Por lo menos en su gobierno se han cometido más de medio centenar de masacres derivadas del narco y decenas de miles y miles de niños y jóvenes han quedado huérfanos y viven con traumas difíciles de superar.

Lo mismo ocurre con el tema de la salud.

Usted ofreció desde el primer día de su gobierno un sistema sanitario como el de los países nórdicos. Pero resultó una más de sus acostumbradas mentiras. Acabó con el seguro popular, dejó al garete a las familias más pobres sin acceso a los más elementales servicios médicos. Ahí están los niños con cáncer y el desabasto de medicinas. Y por si fuera poco, los cientos de miles de fallecidos por el Covid. A estas alturas ni siquiera el 20 por ciento de la población ha sido vacunada. Pero usted y Gatell se ufanaban de haber “aplanado la curva” cuando apenas las estadísticas registraban menos de 3 mil muertos por la pandemia.

Podríamos continuar con las contradicciones en muchos rubros. No es innecesario habrá espacio suficiente para mencionar otros temas de sus incongruencias como el que se refiere a la justicia y cómo usted ha militarizado al país pervirtiendo y corrompiendo a las fuerzas armadas.

Usted ha seducido a los militares en previsión de un autogolpe de Estado.

Recuerde que lo que empieza mal acaba peor. Usted no solo será juzgado por la historia, sino debe atenerse a la rendición de cuentas.

Usted mismo ha tratado con la punta del pie a sus antecesores. Usted mismo se asume como un “prócer” al lado de los héroes de la patria. ¡Qué ridículo!

Recuerde que nadie está por encima de la ley y deberá responder en su momento por las atrocidades cometidas durante su mandato.

Mientras tanto disfrute de su encuesta pagada por sus “amigos”, los mismos a los que usted señalaba con el dedo flamígero como integrantes de la mafia en el Poder.

Ya sabemos que usted se regodea cuando los aduladores le dicen que no solamente es el “mejor presidente” de la historia, sino que lo comparaban con Jesucristo y con líderes como Nelson Mandela y Mahatma Gandhi.

Usted se asume como Dios en el poder, pero la gran mayoría de los mexicanos lo ven como un verdadero charlatán.

A usted que le “encantan” las estadísticas y sus otros datos. Las Naciones Unidas en su Índice Mundial de la Felicidad dio a conocer recientemente que México pasó de ocupar el lugar 23 al 46 en tan solo los dos últimos dos años.

Y usted que soñaba con una república amorosa, se ha encargado de sembrar odio y dividir al país. De ese tamaño es el mal humor social. Esperemos a ver cómo se refleja en las urnas.