Recapitulación de una derrota anunciada

0
108

El fracaso estrepitoso del domingo del exgobernador Andrés Granier Melo ofrece varias enseñanzas que, en su momento, se subrayaron en este espacio. De entrada, la mayor sorpresa ha sido la diferencia de casi tres a uno que le sacó la candidata de Morena, Yolanda Osuna Huerta, aunque el resultado tiene una explicación.

1.- Nunca antes en la historia de México un político que ya fue mandatario estatal ha ganado la alcaldía de la capital. Aquí se recordó que el priísta Víctor Cervera Pacheco fue muy querido como gobernador de Yucatán, pero fracasó cuando contendió por la presidencia municipal de Mérida.

2.- En una elección intermedia, hasta ahora en Tabasco el partido en el poder no ha perdido el ayuntamiento de Centro. Ni siquiera cuando ha obtenido resultados adversos, como en 2003 que el PRI fue derrotado en 12 de 17 alcaldías y perdió mayoría en el Congreso local, pero mantuvo la comuna.

3.- El pueblo tiene memoria: en el imaginario colectivo el químico capitaneó el peor gobierno en la historia de Tabasco ganándole en ese rubro al perredista Arturo Núñez Jiménez.

Granier recibió la administración con un débito de 450 millones de pesos y la entregó con un pasivo de más de 10 mil millones de pesos, lo que lo convierte en el mandatario que más ha endeudado al estado.

También durante su gestión se despidió a miles de burócratas por el programa de “reingeniería administrativa”.

Otro récord que posee es que ha sido el primer titular del Ejecutivo en mandar con familiares, en particular con su hijo Fabián.

Núñez solo gobernó con su esposa Martha Lilia López Aguilera, mientras el priísta lo hizo con su retoño y sus primos apellidados Del Campo.

Estas historias de irregularidades se comprobaron, y se validaron cuando padre e hijo fueron a la cárcel, si bien sobre el químico se dejó caer todo el peso del aparato priísta, pues fue procesado como parte del combate a la corrupción puesto en marcha por el presidente Enrique Peña Nieto.

Granier compartió prisión con Elba Esther Gordillo y en 2003 la revista “Forbes” lo situó como uno de los 10 más mexicanos más corruptos.

4.- “Ganar” la campaña no es “ganar” la elección: el equipo de Granier lo posicionó en redes sociales llenándolas de “fake news”, llegando al extremo de usar el logo de “Consulta Mitosfky” para difundir supuestas encuestas que le daban “el 60 por ciento de la preferencia electoral”.

Sus propagandistas sembraron la percepción artificial de que él ganaría.

5.- Granier fue engañado por vivales que le hicieron creer que era “un Andrés Manuel López Obrador chiquito” y que el gobernador Adán Augusto López Hernández dejó de dormir a pierna suelta desde que se enteró que el papá de Fabián iba a ser candidato.

¡Y, para variar, en su equipo ya se habían repartido los cargos en el ayuntamiento!

 

PARA SU INFORMACIÓN…

EL TRIUNFO DE Morena en Huimanguillo es, por así decirlo, una proeza: Oscar Ferrer Abalos no solo contendió contra dos partidos, si bien la alianza entre el PRI y el PRD fue de facto, sino que también se enfrentó a una familia que lleva décadas controlando el ayuntamiento. Pero aún: aunque la comuna es de color vinotinto, el edil José del Carmen Torruco no apoyó decididamente a Ferrer por compromisos con los poderes fácticos. En la tierra de la piña corrieron millones de pesos para el candidato de la famiglia. Ahora bien, ¿lo dejarán gobernar los grupos de interés? Se antoja difícil.

@RodulfoReyes