Y cuando los Jesuitas fijan posición frente a la Guardia Nacional

0
42

Enrique Castillo González

En patrullaje anterior revisamos un extenso trabajo trazado ese por “el Centro de Derechos Humanos/Miguel Agustín Pro Juárez A.C (Centro Prodh)”. El mamotreto se presenta con el título “PODER MILITAR//la Guardia Nacional y los riesgos del renovado protagonismo castrense”. Sin lugar a dudas el tema fue de enorme interés para quienes ocupan las cabeceras de nuestra mesa de trabajo, -hay material para hacer un ensayo- dijo Limón; -más que eso, hasta un taller se puede organizar- respondió Paul von Hindenburg desde su sillón.

Se decidió presentar entonces más de dos escritos (planchas); en el primero hablamos del perfil siempre invasivo de la escuela “jesuítica”; en este, el segundo, von Hindenburg le pide a Fibronio Limón se haga del escenario y trazar ahí su tesina. Así pues… el sargento Limón dice. –

-El debatir con “expertos” en temas sobre fuerzas armadas, resulta pernicioso en el corto plazo, por ser temas que rápidamente se politizan y tienden a convertirse en banderas de golpeteo político entre grupos de interés. Sin embargo, al no ser estos poseedores de la verdad absoluta, pero sobre todo ante lo infalible que es el expresar en estos espacios otros puntos de vista para alcanzar la verdad. En esta ocasión solo precisaré algunos conceptos y finalizaré con unas breves reflexiones que tienen que ver con las intenciones de quienes defienden la tesis del daño que se está haciendo a México al “militarizar al país”-. obvio, a la mesa la comenzaron a rodear rostros de ahchinga.

-En el ámbito internacional- continuó Fibronio-, en ambientes académicos y de análisis geoestratégico cuando se habla del Poder Nacional, se entiende que este es la: “Capacidad de un Estado para alcanzar y/o preservar los Objetivos Nacionales. Se estructura con la reunión de los recursos y medios de toda índole, disponibles y potenciales, organizados para su empleo estratégico”. Existen distintos modelos para calcular el Poder Nacional de un Estado como los de Ray Steiner Cline (Oficial de la CIA analista en jefe durante la crisis de los misiles de Cuba), o el de Víctor Maldonado Michelena (General Venezolano, investigador de Geopolítica); Ambos modelos tienen en común que, para definir el Poder Nacional de un Estado, en sus fórmulas suman sus principales indicadores del “poder económico” y el “poder militar” de la nación, y lo dividen entre el índice de desarrollo humano, sumado al índice de corrupción.

Una forma rápida de poder detectar el poder económico de las principales potencias mundiales,- acá Limón ya camina alrededor de la mesa -es mediante la observación de un indicador muestra la supremacía económica mundial, este se encuentra al identificar a los 10 bancos más grandes del mundo: 4 bancos son de los Estados Unidos, 4 de China, 1 de Australia y 1 del Reino Unido: el HSBC (este último con matriz en Londres y en Hong Kong, lo que indica el interés e influencia de China sobre este banco).

Por otro lado, el poder militar de un país, es la: “Capacidad bélica del Estado, expresada principalmente por los recursos de la fuerza armada permanente”; para lo cual sus componentes principales son: el poder aéreo, el poder naval y el poder terrestre, el poder de fuego (cantidad de tanques y obuses) y el poder nuclear. Sobra decir que México, no está siquiera entre los primeros 100 países con mayor poder militar del mundo; el gasto de defensa en nuestro país apenas alcanza el 0,5 % del PIB; sobran países en América del Sur con un gasto en defensa por mucho superior al de México, como Colombia 3.2 %, Chile 1.8 %, Brasil 1.5 %, Bolivia 1.4 %, etc.

Habrá quien diga, esto no es cierto, el año 2020 y 2021, su gasto se incrementó al 0.7 %, aquí la pregunta necia es: ¿ya vieron en que se está gastando?, no es en compra de equipo, vehículos o aviones, se está invirtiendo en obras de desarrollo nacional como el aeropuerto de Santa Lucia, la construcción de bancos del Bienestar e instalaciones de la Guardia Nacional; por lo tanto, los especialistas internacionales que estudian el poder militar de los países, no observan un incremento de este en México, lo que ven es una mayor participación de las fuerzas armadas en tareas que involucran tanto la Seguridad Interior (mediante la ejecución de tareas de Seguridad Publica) y de Desarrollo Nacional (con las obras antes mencionadas)- el body lenguague de Limón anuncia el mutis.

-Es decir, el que un gobierno use sus fuerzas para impulsar proyectos de seguridad y desarrollo no significa militarización, significa que está empleando a militares ante la falta de talentos, capacidades y honorabilidad, de civiles responsables de estas tareas; significa que los grupos de interés creados en México que a la par conforman los grupos políticos han sido rebasados en sus capacidades y/o que su demostrada falta de ética en el manejo de recursos obliga a emplear a instituciones cuya disciplina vertical garantiza que en el mediano plazo se saneen ciertos áreas del sector público-. ¡Se va…! se va ¡

-Por último, sobre el tema de los derechos humanos que recurrentemente se usa para denostar a las fuerzas armadas, yo aquí lanzo dos preguntas: 1) porque sigue siendo para la sociedad las fuerzas armadas después de las universidades las instituciones más confiables?; 2) porque tanto golpeteo político a la Guardia Nacional, institución que acaba de nacer y que requiere de un periodo de consolidación para que se fortalezca su estructura? Acaso también existen similares intereses a los que hicieron que hace tiempo no se desarrollara una ruta de ferrocarril en Guerrero, y que estos intereses buscan que no exista una Guardia nacional-. Limón hace un paneo y cierra

-Cierro mi participación, levantando dos veces más la mano, porque aún no hablo sobre la discusión tan polémica sobre la supuesta inconstitucionalidad e inconvencionalidad de diversos artículos de la Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza expresados en el libro y sobre los fines que se persiguen con este tipo de publicaciones-.

En el rostro de Hindenburg se dibujaba un mapa de gestos de orgullo, aunque prusiano, Paul siempre ha estado hermanado con el sargento Limón.

Ultimo patrullaje. – la brevedad es una extensa manera de ser grande.

Greguería. – Nobody is perfect; my name is Nobody.

Oxímoron. – piedras de agua.

Haiku. – sendos diamantes de sal,

rocas muy finas,

los dos… son mis salinas.