Medidas y estrategias sobre sanidad y salud desde una visión transversal

0
73

Jesús Lizcano

La Sanidad y la salud conforman el sector socioeconómico más importante de cualquier país; tanto a un nivel cuantitativo, por la muy importante proporción del PIB y la actividad económica que supone, como a nivel cualitativo, dado que se proyecta sobre el bienestar, la salud y la esperanza de vida de los ciudadanos. Es por ello que las actuaciones y medidas relacionadas con este ámbito, adquieren una especial relevancia humana y social.

Además, la actual situación pandémica en el ámbito nacional e internacional añade una mayor trascendencia a todo lo relativo a este sector, y a las actuaciones políticas económicas y sociales que se toman en relación con el mismo.

En estas líneas se recogen algunas de las propuestas relacionadas con este sector sanitario generadas en el seno de un Grupo Multidisciplinar de reflexión, formado por más de un centenar de personas pertenecientes a muy diversas disciplinas e instituciones, que en su conjunto elaboraron un total de 540 propuestas sobre más de 20 áreas temáticas, entre ellas el área de la Sanidad y la salud.

De ese amplio y variado conjunto de medidas, hemos seleccionado algunas propuestas relativas a este sector que agrupamos en varios temas de los más representativos al respecto, tales, como: las Políticas e instituciones públicas, la Transparencia, el Personal y demás recursos que intervienen en el sector, así como la necesidad de un Pacto de Estado sobre Sanidad y salud.

En general, se considera la sanidad como uno de los pilares básicos del Estado de bienestar, y hay un amplio consenso en la necesidad urgente de dedicar una mayor cantidad de recursos al sistema público de salud, entre otras cosas para combatir más eficazmente la pandemia. Se entiende, además, que reforzar el Sistema público de salud es tan necesario como urgente para garantizar el derecho de todos los ciudadanos a una sanidad de máxima calidad y atención casi inmediata, siendo en este sentido necesario abordar paralelamente el problema de la emigración o salida de nuestro país de muchos profesionales sanitarios, y ello mediante la dotación de mayores inversiones y partidas presupuestarias para este fin.

En cuanto a Políticas e instituciones públicas, en primer lugar, se hace hincapié en el necesario cumplimiento de las leyes vigentes sanitarias y el necesario desarrollo de la Ley General de Salud pública, y ello, entre otras cosas, mediante la creación de un Centro Estatal de Salud pública, que pueda constituir así una verdadera Agencia independiente de Salud pública para el siglo XXI, agencia que debería rendir cuentas al Parlamento, y que pueda impulsar una salud pública sólida basada en una infraestructura moderna de datos y protocolos que propicien las actuaciones dirigidas a una salud mejor y más equitativa. .

Por otra parte, se considera urgente la necesidad de articular una Estrategia nacional de salud basada en las prioridades y necesidades del país, con un mayor énfasis en una política integral hacia las mejoras en salud, y no únicamente al cuidado de las enfermedades.

A un nivel más técnico, se propone igualmente la creación de un Órgano de evaluación independiente en sanidad, al estilo de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, que tuviera una personalidad jurídica propia, una autonomía funcional, y dotada de un conjunto de procedimientos y funciones bien definidas. Este organismo podría analizar y tomar decisiones desde la evidencia científica disponible en cada momento, así como determinar si los beneficios sanitarios y sociales de las actuaciones en salud tienen un valor igual o mayor a lo que cuestan económicamente.

A nivel social, por otro lado, se entiende necesaria la implementación entre los ciudadanos de una cultura de salud, que les permita enfrentarse a cualquier tipo de patología con una mayor seguridad a este respecto. También se incide en la necesidad de potenciar la investigación e inversión de recursos en la Inmunología, disciplina crucial para avanzar en la investigación y curación de un gran número de enfermedades.

En relación con la Transparencia y la necesaria difusión pública y el mayor conocimiento de la ciudadanía sobre este sector, se propone, por una parte, la necesidad de elaborar y publicar una Radiografía Sanitaria integral, esto es, la publicación y actualización trimestral de un Panel o Cuadro de mando, con los 30 indicadores básicos de sanidad y salud, fijados por un Comité de expertos sanitarios, tanto a nivel estatal como autonómico; entre estos indicadores, por ejemplo: el porcentaje del PIB dedicado a la sanidad en cada región; el personal sanitario y por categorías existente por cada 10.000 habitantes en cada comunidad autónoma, etc.

También se propone el establecimiento por Ley de una publicación actualizada de las cifras de las Listas de espera existentes en todos y cada uno de los niveles de servicios, especialidades y centros sanitarios de nuestro país. En cuanto a la publicación de datos, se propone igualmente que se publiquen en una web de fácil acceso para el público las cifras comparativas sanitarias y de salud de España respecto al resto de los países de la Unión Europea, y presentar públicamente a los medios y a los ciudadanos cada tres meses un informe periódico sobre dichos datos.

Se propone, además, de cara a una mayor transparencia social, la necesaria obligatoriedad de publicar la Huella financiera de medicamentos y vacunas, lo cual conllevaría publicar la proporción de financiación pública de las investigaciones que han dado lugar a los medicamentos, al menos de aquellos que compre el Sistema público de salud, y por lo tanto pagados por los ciudadanos. También se propone que las empresas farmacéuticas publiquen igualmente los costes de producción, junto al precio pagado por el Sistema público, de todos los medicamentos sufragados por los ciudadanos.

Otro importante tema relacionado con este sector es el relativo al Personal sanitario. Aparte de un mayor reconocimiento de nuestro personal sanitario, se manifiesta por diversos miembros del grupo el insuficiente reconocimiento retributivo a los profesionales sanitarios en el ejercicio de la sanidad pública, así como la falta de equilibrio entre su formación continua, sus responsabilidades y su nivel salarial. También se hace hincapié en la clara insuficiencia de personal sanitario en muchas áreas y centros, destacando su alto nivel de estrés y de sobreexplotación horaria. Se postula igualmente la necesidad de fomentar una formación profesional y ética para sus relaciones con los pacientes.

Es necesario hacer referencia finalmente, a las propuestas relacionadas con la necesidad imperiosa de un Pacto de Estado sobre Sanidad y salud. Se considera a este respecto tan necesario como urgente un acuerdo de las formaciones políticas de este país sobre las medidas organizativas y presupuestarias necesarias para asegurar la sostenibilidad del Sistema de salud, estableciendo los niveles de recursos mínimos necesarios a tal efecto, tanto en cuanto a recursos humanos, como a instalaciones y centros sanitarios. También se propone la inclusión en ese pacto de Estado de las medidas necesarias para disminuir el gran número de personal sanitario interino, eventual y temporal existente en los distintos centros y categorías profesionales.

Se recomienda asimismo el establecimiento por ley de unos Ratios mínimos de personal y de recursos materiales a cumplir en los centros sanitarios, tanto los de atención primaria como los hospitalarios; estos ratios deberían ser formulados y aprobados por el Ministerio de Sanidad y/o por el Consejo Interterritorial de Salud.

Son muchas, en definitiva, las medidas necesarias, tanto a nivel organizativo, como económico, médico y político, para mejorar la situación de este sector sanitario, tan fundamental para nuestra sociedad, y en estas líneas se ha recogido un buen número de propuestas de carácter transversal que personas pertenecientes a distintas disciplinas e instituciones han aportado con el fin de contribuir a una mejora en este ámbito sanitario, y por ende, al progreso social.

Catedrático de la UAM y cofundador y expresidente de Transparencia Internacional España

Publicado originalmente en elimparcial.es