Paquete económico 2022: sin cambios

0
100
  • No hay una reforma fiscal profunda
  • Sin incremento substancial en la inversión no habrá crecimiento
  • Acabar con la incertidumbre e impulsar la certeza jurídica

En los últimos días hemos tenido mucha información sobre el estado de la economía mexicana, que muestran un primer semestre de este año, con perdida de dinamismo, con la desaceleración de sectores estratégicos >secundario y terciario<, siendo notable la caída de la manufactura exportadora, el motor por excelencia que nos había estado impulsando; por su parte el sector servicios se mantiene en niveles positivos, debido al flujo de remesas, ya que el empleo y el crédito al consumo presentan cifras negativas.

Los datos económicos para julio muestran un retroceso generalizado en el rebote económico, donde los expertos explican esta desaceleración por el incremento de los contagios de Covid-19, al grado de que ya estamos enfrentando una 3era ola >donde el miércoles tuvimos cerca de 25 mil contagios y alrededor de 1 mil muertes, cifras récord<; pero hay que sumar las políticas del presidente AMLO, que al tratar de proteger a Pemex y CFE está desincentivando las inversiones en el sector energético, generando incertidumbre y desconfianza jurídica.

Diferentes instituciones y expertos coinciden en señalar las perspectivas de crecimiento de la economía mexicana para el 2021, con un Producto Interno Bruto (PIB) en alrededor del 6%, con un relativo optimismo y en sentido paralelo, sitúan la inflación para este año, en 6% (1), pero con riesgos a que aumente, principalmente en otoño e invierno, por la subida de los combustibles.

Como hemos planteado, por un lado, tendremos para el 2021 una inflación de 6% >con tendencia al alza< y por el otro, un crecimiento estimado de 6% >con riesgos de que empeore la pandemia de covid-19 en México< los escenarios son negativos, ensombreciendo el panorama nacional, durante el segundo semestre de este año; donde en el mejor de los casos habrá un crecimiento cero.

En términos reales, hemos perdido mucho en materia económica donde los niveles de 2018-2019, no serán alcanzados hasta el primer semestre de 2024; pero para este año, aún existen factores de riesgo que podrían ocasionar cambios en el entorno, ya que hay pronósticos creíbles y sustentados, que muestran modificaciones muy drásticas en el presente semestre.

Por otra parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que a lo largo del actual sexenio México promediaría crecimiento anual de 0.6%, mientras que en el caso de Estados Unidos sería de 1.9% en el mismo periodo; por lo que los expertos consideran que podría impulsar a nuestra economía; por su parte, la SHCP estimó un crecimiento económico >acumulado< para el periodo 2022-2024 de 6.55% y para el 2022 será de 3.5% para 2022, y de 2.5% en 2023 y 2024 respectivamente.

Es decir, el promedio anual para el sexenio del presidente López Obrador en general sería de tan sólo 1.5% y una inflación de alrededor del 6% anual; lo que muestra el tamaño de la crisis económica, donde no recuperamos lo perdido, ni siquiera al 2024.

 

Paquete económico 2022

Es en este contexto, de escenarios negativos para la economía mexicana y de mucha incertidumbre, así como de polarización, en que el nuevo secretario de Hacienda Rogelio Ramírez de la O, tendrá que presentar el paquete económico del 2022, que marcará el rumbo de la administración del presidente López Obrador, para la segunda mitad de su sexenio; que presenta retos y desafíos inmensos, así como con muchos riesgos.

A más tardar, el próximo 8 de septiembre, el Ejecutivo, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) enviará al Congreso de la Unión su propuesta de paquete económico 2022, que incluye el Proyecto de Ley de Ingresos de la Federación (PLIF), el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF), y la Miscelánea Fiscal, en donde se definen nuevas disposiciones para el cumplimiento en el pago de impuestos.

Hay diferentes expectativas sobre el paquete económico 2022, especialmente por la trayectoria de Ramírez de la O, de amplia experiencia y conocimiento del sector privado, por su inteligencia y capacidad probada, así como las condiciones que le puso al ejecutivo federal, antes de aceptar su cargo, como titular de la SHCP; esta es su carta de presentación y será determinante para el futuro del país.

Hay muy poca información y es preliminar, pero en general, podemos ver que el presupuesto no tiene grandes cambios con respecto al anterior, se ve muy austero, es decir una cobija chica y además al no prever una reforma fiscal profunda, sino que se buscará elevar la recaudación con una reforma administrativa. Se considera que reforzarán la fiscalización mandando la señal de tasas efectivas mínimas tratando de combatir la evasión, simplificar para que sea más sencillo el pago de impuestos; aunque habrá que estar pendientes, para ver el contenido completo de la miscelánea fiscal.

Vale la pena señalar que, dentro de los aspectos positivos, es la política de la administración de López Obrador, de no recurrir al endeudamiento, que de alguna manera fortalece a las finanzas publica; lo que genera un crecimiento inercial de la economía y al mismo tiempo, no tiene capacidad de resolver los grandes problemas nacionales, como pobreza, desigualdad, salud, educación e inseguridad.

Por su parte, el Comité de Estudios Económicos del IMEF, estima un crecimiento de 2.8% para 2022, muy por debajo del 6.0% estimado para el presente año, y prevé que el balance público tradicional presentará un déficit de 3.0% del PIB.

En un análisis sobre este tema, el Centro de Estudios Financieros y de Finanzas Públicas (CEFI) de la UNAM, plantea que el paquete económico 2022, no va a buscar reactivar la economía, considerando los siguientes aspectos:

  • El crecimiento económico va a depender de la inversión privada y el que nos remolque la economía de Estados Unidos; pero la experiencia nos muestra que el ejecutivo federal no ha generado certidumbre, especialmente en el sector energético y esta esta alterando las reglas del juego, violentando los acuerdos del T-MEC.
  • Pemex representa un enorme agujero presupuestal de recursos fiscales, es la empresa petrolera más endeudada del mundo, con alrededor de 115 mil millones de dólares y pone en riesgo la calificación de la deuda soberana.
  • Han crecido los compromisos de gasto social del actual gobierno, sin realizar cambios para que atiendan mayoritariamente a los pobres, sin estrategias para aumentar los ingresos y sin cambios fiscales.
  • Políticas de austeridad, mal entendidas, que están generando postración del aparato gubernamental, en detrimento de la atención ciudadana.

Los pronósticos más actualizados de la SHCP para 2022 consideran una significativa reducción de los ingresos presupuestales y del gasto público como participación del PIB, sin reforma fiscal que vislumbre un incremento de ingresos.

 

Desde mi particular punto de vista el paquete económico de 2022 no será inercial, porque se espera que busque un crecimiento cercano al 4%, mediante el impulso de la banca de desarrollo >en lugar de endeudarse para resolver problemas< , además de que contendría importantes reasignaciones de gasto en sectores prioritarios como salud, educación, seguridad y gasto social.

Otra reflexión o más bien hipótesis, es que si sacaron con tanto tiempo antes a Arturo Herrera de la SHCP es para darle a Ramírez de la O la preferencia para que genere un paquete que busque un crecimiento del PIB de 3.5 a 4%.

Lo que resulta previsible del paquete económico de 2022 es un:

  • Presupuesto de Egresos de alrededor de 7 billones de pesos
  • Ingresos de 6.4 billones, en donde el diferencial se financiaría con deuda; de manera similar a como se hizo el año pasado.
  • Inflación entre 3 y 3.5% (2).
  • La Inversión Extranjera Directa (IED) de alrededor de 25 mil millones de dólares
  • Precio del Petróleo en 58 dólares por barril
  • Plataforma de producción en 1.8 millones de barriles diarios

Vale la pena destacar, a manera de ejemplo:

  • Que los bajos ingresos fiscales, en donde no se considera llevar a cabo una reforma tributaria, tienen implicaciones porque el gasto en pensiones sigue creciendo aceleradamente y para 2022 se calcula todo lo que paga el gobierno federal, incluyendo la pensión no contributiva de Bienestar para Adultos Mayores, será de 5.4 o 5.5% del PIB, con un Presupuesto de Egresos de 2022 de alrededor de 7 billones de pesos.

 

Reflexión final

Por lo que hasta ahora sabemos del paquete económico para el año que entra >más por el presidente de la República, que por el titular de la SHCP< viene un presupuesto muy austero, sin cambios en los sectores con más recursos y una fuerte reducción a las entidades federativas; difícilmente alcanzará para resolver los retos y desafíos que enfrentan la mayoría de mexicanos.

No se vislumbran cambios estructurales o con visión productiva, si no entran las inversiones privadas >nacionales y extranjeras< no habrá ningún margen de maniobra, para lograr un crecimiento económico >por mínimo, que sea< de manera sostenida.

En cuanto a los ingresos, sólo viene una miscelánea fiscal, con cambios administrativos para facilitar los pagos y disminuir la evasión; se fortalecerá la estrategia de cobros de impuestos a las grandes empresas y corporaciones, para tratar de equilibrar con los egresos.

Triste panorama.

El autor es coordinador de investigaciones políticas de La Crisis e Indicador Político.

rabascal51@hotmail.com

@rabascal

Notas:

  1. Vale la pena recordar, que el rango objetivo permanente de inflación del Banco de México es de 3% +/- un punto porcentual, por lo que resulta evidente que los resultados de julio permanecen muy por encima del objetivo institucional; hay que precisar que, al interior del INPC, el índice de precios subyacente registró un incremento mensual de 0.48% y anual de 4.66%, mientras que la inflación no subyacente aumentó 0.93% mensual y 9.39% anual.
  2. Hay un ligero aumento en el calculo de la inflación, pero esta es de carácter institucional.