AMLO y Monreal, la disputa por el método

0
711

El activismo político y discursivo de Monreal jala a la sucesión de AMLO.

Él ya anda en campaña. Y, al viejo estilo del PRI -del que proviene-, Ricardo Monreal ya recorre abiertamente el país con propuestas, críticas, advertencias y señalamientos –y hasta promesas- ante grupos cada vez más influyentes.

Todo ello prefigura cada vez más un exhorto y un reto político a Andrés Manuel López Obrador a abrir y democratizar su sucesión, pero sobre todo a evitar la tentación de ir a una designación por dedazo de su sucesor.

Si se insiste en eso, le dice, habrá ruptura y una derrota anunciada en la presidencial de 2024 lo que hundiría el proyecto de la transformación iniciado en 2018.

El zacatecano está seguro de que si existen las condiciones democráticas y por una consulta, él ganará la candidatura presidencial de Morena. Sería la garantía de la continuación del proyecto de transformación de AMLO.

“… si Morena y sus aliados caminan en unidad, no hay forma de que les puedan ganar y se ratificaría el triunfo del 2018, pero si el partido (AMLO) se cierra, excluye e impone, hay riesgo de perder el rumbo y de perder la elección”, pronosticó.

El pasado fin de semana estuvo en Monterrey y en Guadalajara donde ante estudiantes, académicos, empresarios e intelectuales, y frente a la pregunta de si estaría dispuesto a posponer su pretensión y competir en la presidencial de 2030, reviró:

“Para mí, ¡es ahora o nunca!… tengo 61 años, y mi siguiente etapa es el panteón. ¡No!, esta es la oportunidad de mi vida”.

Todo esto ocurre aceleradamente cuando faltan 25 meses –casi 2 años- para lo que ya no será el inicio real de la sucesión, y 31 meses para el domingo 7 de julio de 2024 en que se elegirá al nuevo presidente o presidenta de México. El motor de este proceso se llama Ricardo Monreal. El que lo encendió fue el propio presidente Andrés Manuel López Obrador al dejarlo fuera de sus proyecciones el lunes 5 de julio pasado. A ver ahora quien lo detiene.

El pasado fin de semana, desde Monterrey y Guadalajara el zacatecano indicó que él no anda de ofrecido con los partidos de la oposición para ser su candidato presidencial, porque estos tienen sus propios prospectos.

Su mensaje fue para AMLO. Hay, le dijo, que abrir Morena a adoptar la consulta como método para alejar a Morena de las suspicacias, dudas y rupturas.

“… si no hay unidad, habrá división… lo que se quiere es simplemente democracia, y en la democracia se gana y se pierde, y si en un proceso interno, en una elección primaria soy derrotado, lo voy aceptar, no tengo ningún problema si hay reglas claras”.

En una abierta crítica hacia la forma en que AMLO conduce a México dentro de la confrontación y la división de los mexicanos, dijo que “lo que más necesita México en estos momentos es la conciliación, es decir, continuar con el profundo proceso de democratización, pero acompañado de todos los sectores para avanzar en unidad. Tenemos la capacidad de dialogar y entendernos civilizadamente, afirmó..

Durante un Conversatorio con estudiantes de la Universidad de Monterrey y de la Universidad Autónoma de Nuevo León, una pública y la otra privada, ambas emblemáticas en la región, el senador aseguró que este reencuentro ayudaría a la sociedad a trabajar juntos por el bien del país, pues todos buscamos el mismo fin.

En este complejo proceso de transición política, subrayó, me gustaría ver un México más conciliado, y menos abrupto y polarizado. La sociedad puede llegar a los mismos propósitos con un entendimiento racional, acuerdos y consenso por el bien de la nación.

Y en un mensaje nada subliminal de que él podría ser quien desde la Presidencia alcanzara todo eso para México, recordó que él, como presidente de la Jucopo y líder de Morena en el Senado convive a diario con posiciones opuestas y radicales, donde la tolerancia, el respeto y la apertura ha permitido alcanzar los más importantes acuerdos.

En este contexto, agregó, durante estos tres años se han modificado 56 artículos constitucionales en 18 materias distintas

Así Monreal recorre el país en abierta campaña con una narrativa clara de cambio de estilos, y frente al pasmo de Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard y la persistencia de AMLO por ignorarlo.

Finalmente, AMLO reconoce a Monreal como su posible sucesor, y duda de que este pueda abandonar Morena

“… hay que apegarse a las reglas, si el estatuto de un partido (en este caso Morena) habla que las encuestas se pueden utilizar como procedimiento para elegir candidatos, pues hay que respetar, ni modo que se va a modificar lo que ya está aprobado… (y digan): ‘si no modifican el estatuto me voy’, ¡pues no!, creo yo; bueno, no creo que lo haya dicho (que se iría si no establece Morena las consultas como método para elegir a sus candidatos y dirigentes)… o si lo dijo, no lo doy por bueno”.

Eso respondió ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador a un comentario del zacatecano en el que desde Monterrey y ante estudiantes universitarios sugirió que antes de decidir ir por otro partido a la contienda presidencial de 2024 vería si Morena (y AMLO) mantiene o no las encuestas para elegir candidatos, o si finalmente se abre a utilizar el método de consultas ciudadanas.

“Llegó la hora de innovar la selección de candidatos y dirigentes al interior de Morena, el partido tiene una gran oportunidad de dejar que los ciudadanos decidan quién debe ganar y así sacudirnos de la duda, las suspicacias, del favoritismo y la imposición.

“Es necesario aplicar procesos de selección basados en elecciones primarias porque de otra forma se pondría en riesgo la continuidad del proyecto que ganó en 2018… si no hay apertura hay ruptura”, resumió Monreal.

En este contexto expresó luego la frase que López Obrador puso en duda:

“Si las reglas de la elección interna en Morena se abren, ahí me quedaré… hasta este momento no tengo intención de salirme”, enfatizó.

Y es que Ricardo Monreal, el único aspirante de Morena que anda ya en campaña por la candidatura presidencial de 2024, y a quien AMLO no quería reconocer hasta ayer entre sus posibles sucesores, tiene meses exigiendo que su partido y el tabasqueño dejen atrás las encuestas y vayan a la consulta ciudadana, a primarias, para elegir sus candidatos de elección y dirección.

El uso de encuestas está desgastado, afirma. Tal cómo han sido utilizadas por Morena, las encuestas sólo crean suspicacias, malestar entre competidores y rupturas, indica. Además, agrega, en todo el mundo los partidos de avanzada, democráticos, y en especial los de izquierda -como afirma ser Morena-, seleccionan a sus abanderados a través de consultas ciudadanas, insiste.

Incluso ha comprometido su participación a una consulta en la selección del candidato presidencial de Morena en 2024.

El zacatecano afirma que, si le ganan por la buena en una consulta ciudadana, el acata el resultado y reconoce a quien obtenga ese apoyo popular ajeno a una decisión vertical autoritaria, o “dedazo”.

Y ha dicho que buscará que en la siguiente Asamblea Nacional de Morena cambien los estatutos para desechar las encuestas y colocar a las consultas como el mecanismo central en la selección de candidatos.

 


AMLO descarta salida de Monreal

De gira por Oaxaca, el pasado 29 de noviembre, el presidente López Obrador aceptó, sin mencionar que se trata de un precandidato de Morena al 2024, que Ricardo Monreal maneja un tema que puede ser conflictivo conforme se acerque el tiempo de definir el método para elegir candidato presidencial, esto a pregunta de la prensa.

Pregunta: ¿La fluidez de este movimiento de transformación que usted encabeza, presidente, continuará por mucho más tiempo? Me refiero, por ejemplo, al caso del senador Ricardo Monreal, quien anunció que, si continúan así los estatus de Morena para elegir candidato al 2024, por encuesta, pues él se va del partido. Él dice que debería intervenir el INE en unas elecciones directas, a las urnas, y no por encuesta, no está de acuerdo con este método y dice que ‘pues si continua así, me voy’.

¿Podrán lograr la conciliación dentro de…?

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Es que ya no es de conciliación, hay que apegarse a las reglas. Si el estatuto de un partido habla que se puede utilizar como procedimiento para elegir candidatos las encuestas, pues hay que respetar, ni modo que se va a modificar lo que ya está aprobado. Entonces, ‘si no modifican el estatuto me voy’, pues no creo yo; bueno, no creo que lo haya dicho, pues. O si lo dijo, no lo doy por bueno.