David Monreal coordinador estatal para la defensa de la 4T (no candidato a gobernador)

0
110

El 19 de diciembre a las 13 horas fuimos convocados a una reunión en el Comité Nacional de Elecciones de MORENA para conocer la metodología y posibles resultados de la supuesta encuesta sobre Zacatecas. Después de varias llamadas a las 8 de la noche del día anterior, contesté debido a la insistencia.  El líder morenista pedía mi presencia en esa reunión.

Justifiqué mi ausencia para no legitimar lo que ocurriera en ese evento. Sin embargo, pregunté si el asunto se refería a la metodología y el proceso, o se trataría de una definición.  Se me informó lo que era esperado: el albazo para la familia Monreal.  Sólo los republicanos ingenuos no sospechaban para qué fueron convocados.  O fingieron demencia para asistir a cualquier invitación. Expresé que mandaría un comunicado esa misma noche para verter mi opinión.

De acuerdo con la convocatoria no existieron sorpresas: fui registrado en 20 minutos en un proceso eficiente. Cumplí con todos los requisitos, lo que no era garantía de que la selección fuera a ser transparente y limpia.  Conozco a los partidos desde que en 1987 caminamos por todo el país sin tener partido. Recorrimos todos los rincones de la patria con Cuauhtémoc Cárdenas. No tengo nada de qué quejarme.  Era un fraude anunciado y se cometió como tal.  La sorpresa hubiera sido que el procedimiento se diera limpiamente.

 

LOS PRECANDIDATOS.

JOSÉ NARRO ROBLES

Las versiones populares dicen que llegó a Zacatecas con un huipil salvadoreño y con huaraches guatemaltecos y que zacatecano no es. Pero eso no importa: hemos adoptado a mucha gente, algunos valiosos y otros -como es este caso- que no lo son.  El actual senador de la República que se enfermó de COVID para no declarar durante estos días y que revivió mágicamente para estar en la asamblea del 19 de diciembre. Se acompañó de algunos golpeadores que usa para romper huelgas mineras, invadir terrenos y custodiar las escuelas que ya casi le ganan a la UAZ en población.

¿Qué busca Narro? Una diputación para su respetable esposa. En esa familia un trienio es diputado él y el otro su mujer. Ya tiene el senado y ahora le toca la diputación.  Así es Narro: ha exprimido al gobierno. Es su “modus operandi” y siempre será así: golpea, destruye y luego negocia.

En la campaña de Amalia García no alcanzó dividendos y se fue con el candidato priista José Bonilla, candidato a gobernador. Ahí logró dinero y prebendas, según el candidato de aquel tiempo. No dudamos que ahora busque a Fito Bonilla para intentar la misma maniobra. Como es fresnillense, va a encarecer su mercadotecnia.

 

ULISES MEJIA HARO

Es hijo de una familia de abolengo en la cría de caballos y vacas, que cuando tienen partos, el veterinario no cobra por los mismos. Los campesinos no pagan por ese servicio.  Su padre, maestro de la escuela veterinaria, es hoy un próspero churrero con franquicias nacionales cuya inversión y negocio bien pudieran andar en unos 300 millones de pesos.  ¿El dinero salió de la UAZ? O ¿salió del recurso de la campaña a gobernador en la que quedó en tercer lugar? En el periódico que yo dirigía en aquel tiempo, nos quedó a deber 4 millones y medio de propaganda impresa.

El junior es como el niño Jesús. Se siente bendecido por la genética y la ingenuidad e ignorancia paternas.  En la contienda a presidente municipal, fue el hijo que nunca tuvo David Monreal. Vean todas las fotografías de la toma de protesta con “papá David” siempre a su lado.

El cabildo fue configurado con las indicaciones del hoy aspirante a gobernador. La primera purga la hizo con el subsecretario del ayuntamiento, que sabía de estos menesteres. Lo expulsó de manera tajante y lo tuvo que indemnizar de manera abundante. Vienen más purgas en su administración, y el intento de desconocer a regidores y a la síndico que lo llevó a un juicio ante la legislatura que lo tiene inhabilitado para participar en política, pero no para registrarse.

Se fue a España con toda la familia y sus doce apóstoles, para que la Marcha de Zacatecas se escuchara en Europa “por primera vez”. Pusieron la grabación en un tocadiscos de 78 revoluciones, en la biblioteca de una escuela de 120 metros cuadrados, en una comunidad más pequeña que el municipio de Plateado.  Ulisitos, con indumentaria de los romanos que dominaron tantos siglos en ese país, con su túnica mostrando los chamorros, fue presentado en un intercambio francamente modesto y olvidable.  Esos amigos han venido tres veces a Zacatecas para inversiones que nunca llegarán, porque representan a la nada de la ex madre patria.

 

EL OSO MEDINA

Nunca me gustó para amigo. Sin embargo, tiene amistad con alguno de mis hermanos. Pero su plática es aburrida, larga, “democrática” y su historia no me gusta: invasor de tierras de la burguesía zacatecana y después familiarmente asociado con ellos.  Un día, un merolico de una estación de radio me invitó a desayunar. Asistí. Me ofreció negocios. No los necesito.  Y llegó El Oso Medina en lo que me pareció una reunión planeada.  No me levanté de la mesa, permanecí media hora platicando del box en Zacatecas, deporte que practiqué en mi adolescencia.

Cuando fui a registrarme el 5 de diciembre pasado, llegó con Ulises I, peón de Tello., Yo había arribado al 5 para las 10, ellos llegaron 12:15 acompañados de 12 funcionarios del ayuntamiento, uno de ellos dio la orden: “síganme”.  En la cola había 4 candidatos de diferentes estados, y desde luego se vino la protesta y lo regresaron a la cola. Me tocó estar con Luis Medina.  Se me acercó a saludarme Ulises I y su séquito de 12 funcionarios de rigor, que lo acompañan a todos lados con los gastos pagados: transporte, comida y diversión.

Transcurrió media hora, salí con mi registro sin ninguna dificultad, como se había comprometido con quien hablé una semana antes para poder registrarme. Cumplieron.

No volví a ver a los precandidatos, pero sí escuché momentos de 2 tamboras que llevaron, una a cargo del alcalde municipal y otra de la familia Monreal.

Me dirigí a la Casa Lamm a dos cuadras del lugar, que es un sitio que me gusta mucho, donde sirven un excelente café y deliciosos pastelillos. Eran las 12 del día. Observé que alguien me seguía, pero no lo reconocí porque tenía mascarilla facial. No lo identifiqué hasta que se me acercó. “Jaime, ¿cómo te va?  Se quitó el tapabocas y resultó ser el papá de Ulises Mejia Haro. Platicó como 4 horas. Me presumió su riqueza en las franquicias, el personal que se cuenta por cientos y que trabajan para él. Me dijo que comprará una de las franquicias nacionales y me habló de los éxitos de su hijito y su tentación de que sea gobernador (él o el hijo, para eso no puso condiciones)

Había citado a un mercadólogo que fue presidente y fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Administración, con quien tengo mucha relación y a quien he contratado muchas veces para hacer encuestas en el Estado de México, en Zacatecas y a nivel nacional. Estuvo escuchando con tolerancia hasta que dijo “Jaime, me tengo que ir”. Su tiempo es costoso y su talento más.  Entendió don Mejía Haro que me quitaba el tiempo. Pedí la cuenta. Él pagó en efectivo 420 pesos y se fue, gracias a Dios.

 

QUO VADIS

¿A dónde iremos?

Porfirio Muñoz Ledo ganó 2 encuestas de 3. Y quedó como presidente de MORENA el que ganó una. Es inexplicable que se elija por encuesta a quien encabezará un partido político, cuando allí los votos son fundamentales tanto para procesos internos, como para eventos electorales nacionales.

Ya sabíamos que las encuestas son confidenciales de quien las elabora. No quieren que nos enteremos cómo cuentan los jitomates en el partido. No conocemos la empresa que realiza las encuestas, ni el conteo por candidato, mucho menos la metodología estadística. Extrañamente, los datos de algunos candidatos son de la encuesta que publiqué días antes. El resultado de David Monreal es el que tenía la coalición del PAN + PRD + PRI. El del Oso Medina es el mismo y también los de Ulises.

¿Qué hizo MORENA nacional?  Revisa encuestas, no las manda a hacer y así las publica. De dulce, de chile y de manteca. Ya lo sabíamos. Por eso no me sorprende.

Pero yo no me voy a rendir. Desde que se diseñó el sistema de candidaturas independientes, me registré la primera vez. Fue Zacatecas quien hizo la primera ley en este tema. Me bloquearon, impugné el resultado en todas las instancias nacionales e internacionales, los tribunales de Costa Rica y de La Haya. Gané las impugnaciones. Se derogó la ley y me dieron el registro 3 días antes de la elección. ¿Ya para qué?

¿Quiénes fueron los instrumentadores? El actual dueño del IEEZ, Virgilio Rivera impuesto por José Narro.

En todas las demás elecciones independientes nos hemos registrado con diferentes candidatos. En todas nos han dado palo, porque las copias de las credenciales de elector están chuecas, o están borrosas, o no se parecen las firmas. Ni mi firma se parece después de 10 años con tanta firmadera de documentos, menos la de un campesino. Esa puerta está cerrada. En la anterior contienda me costó 120 mil pesos el registro. 3 cuentas de 15 mil pesos en Banorte, una cuenta “antinarcos”, una cuenta “anti-empresarios corruptos” y la que iba a servir.  El notario público para crear una sociedad, los registros de marca y demás trámites. Pero en la primera junta de evaluación volvieron con lo mismo: de mil 500 firmas sólo reconocieron 300. Renucié. Me volví a quejar No aceptaron mi renuncia, pero fue, desde luego, irrevocable. Me notificaron. No recibí las notificaciones y acabaron pegándolas en la noche en la puerta de mi oficina y tomándoles fotos para presumir la notificación.

Hoy estamos en una nueva etapa. Se puede ser candidato por otros partidos con registros prestados como ciudadano. A cualquier partido le conviene un candidato exitoso a gobernador, que le regalaría los votos para la presidencia municipal, la diputación estatal o federal. Esa puerta está abierta. Ya la hemos valorado.

Se puede también ser candidato sin registro, visitar las comunidades, hacer campaña en la prensa denunciando la putrefacción de los partidos, retando a debates públicos en las plazas a los candidatos a gobernador: si van qué bueno y sino van, mejor. Se pueden hacer acuerdos con partidos nacionales y participar con su escudo y con nuestra independencia y llegar a las cámaras o a los cabildos con logotipos prestados.

Lo ocurrido el 19 de diciembre no es una tragedia. Sólo para los que quieren huesos y prebendas. MORENA va a lanzar como candidatos a diputados federales a los mismos diputados actuales, que tendrán prerrogativas públicas muy generosas, porque para eso son los ahorros de la federación. Tendrán sus dietas y el apoyo de alcaldes y gobernadores. No será fácil competir contra ellos, aunque su fortaleza es su debilidad. El pueblo se cansa de tanta pinche transa, como se decía en 1987.

En Zacatecas, el gobernador está en las encuestas bajo cero. La tarde del 19 de diciembre, Ricardo Monreal tuvo un comentario muy largo en Milenio (que debe haber costado muchos millones) apareció con el rostro desencajado, con el pelo revuelto como si se acabara de levantar de la cama, y con la mirada perdida. Imploraba que le restablecieran la confianza después de intentar un albazo a la ley del Banco de México, una fallida y muy criticada regulación del outsourcing, y una modificación al salario mínimo que sólo beneficiará al 3 por ciento de los trabajadores del país, poniendo en jaque a decenas de miles de empresas tan aquejadas por la contracción de casi el 10 por ciento del PIB en un solo año. Pobre hombre, me dio ternura. Ya no pudo hablar del hermano representante de Morena que él sabe que no será gobernador. Hasta el Fito Bonilla le puede ganar.

Tenemos que seguir luchando. Este fue un ensayo de probeta, una ratificación de una teoría que teníamos que confirmar. El resultado ya lo conocíamos: no se puede llorar, no hay nada que lamentar y tampoco se puede negociar nada. No podemos ser sirvientes de una nueva burguesía ignorante, abusiva, que sólo pretende colocar a su familia en posiciones relevantes con sueldos de más de 200 mil pesos, una familia que busca hacer compadres a los poderosos como en los tiempos de Porfirio Díaz. Este presidente renunció para evitar una revolución. La Revolución llegó de todas maneras para pelear por la presidencia de la República. Díaz se fue con parte de su familia a Francia, el país al que había derrotado el 5 de mayo en Puebla y lo alojaron en un bello departamento, como lo son todos en la ciudad luz, pero modesto, con los gastos pagados por los franceses. Le fue entregada la espada de Napoleón en los Inválidos, como una presea de los militares franceses a un militar mexicano. Murió. Su cuerpo está enterrado en una tumba modesta de 4 x 2 metros en el cementerio del Pere-Lachaise, un lugar que es parte de mis paseos cotidianos por  París, muy visitada por los mexicanos que hacen turismo por esa ciudad y desde donde suplican: “Regresa, Don Porfirio”.