Hasta cuando correrán a Gatell

0
124

Et cum Gatellina, hasta cuando Andrelina, como dijera Cicerón a Catilina el mentiroso y manipulador de los romanos hasta cuando Catilina. Informar dosificando datos, seleccionando a los destinatarios de la información es discriminatorio y atenta contra el espíritu del artículo primero de la constitución “Queda prohibida toda discriminación motivada por …, las opiniones, … o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”. El Artículo sexto Constitucional sostiene “Toda persona tiene derecho al libre acceso a información plural y oportuna, así como a buscar, recibir y difundir información e ideas de toda índole por cualquier medio de expresión”.

La información sanitaria en tiempos de pandemia no puede ser ni reservada ni secreta, solo se justifica egoístamente, por el miedo a ser señalado de incompetente, fue el caso de su comparecencia a la Cámara de Diputados, no lo hizo ante la comisión de Salud que es la encargada del tema y donde supuestamente están los expertos o al menos conocedores de la materia, no compareció ante ellos por la evidencia de su pésima preparación y capacidad para manejar la pandemia, gracias a el número de diputados de MORENA, le hicieron su comparecencia a modo, tampoco compareció al pleno, por la misma razón, pidió que fuera secreta, ¡secreta! Cuando es un tema que cuesta muchas vidas de mexicanos, en el colmo de su arrogancia y gracias a su servilismo, se mantiene al frente de una responsabilidad en la que sobradamente ha demostrado que para él, es más importante su lealtad rayante en el mas vergonzoso servilismo, que ha evidenciado durante todo el tiempo que hace esfuerzos desesperados por conservar su sueldo a costa de las vidas de muchos mexicanos muertos por su incompetencia, pruebas, su opinión y acusación a los padres de niños con cáncer, o cuando en el mes de febrero de 2020 en plana mañanera el presidente Obrador el preguntó en público que seguramente esto se regularizaría para la segunda quincena de abril, y el doctor Gatell del contestó tímidamente, que sí que más a menos, a eso agregó día después que el presidente no se contagiaría, porque su consistencia es moral, ¡vaya científico! Igual que aquel otro doctor entonces sin título oficial Ackerman, que sostuvo ante la dramaturga y periodista Sabina Berman que el presidente era un científico, todo por cuidar sus ingresos de muchos miles te pesos y el puesto de su esposa en la Función Pública.

La responsabilidad del Señor Gatell frente a las familias de los muertos de la Pandemia comienza con su obediente perorata para defender la postura de su jefe de no usar cubrebocas, en ese lenguaje rebuscado y seudocientífico que acostumbra utilizar frente a las cámaras para decir lo que no quiere decir diciéndolo. Pero la pregunta es, porqué no lo han cesado, pues ahí está la respuesta, precisamente porque su conducta servil acredita su lealtad al presidente, a costa de las vidas de mexicanos, pero también porque no hay nadie entre la 4T que sea médico y se atreva a defender como lo hace Gatell a las ocurrencias de Palacio Nacional, ya dudamos también si tampoco hay científicos serios en la 4T. Ahí quedará para la historia.

sadot16@hotmail.com

Twiter: @eduardosadot

Instagram: eduardosadotoficial