Sin motores que impulsen la economía mexicana

0
293
  • Recortes al crecimiento del PIB en 2021
  • Rebajas en las expectativas de recuperación económica en el 2022
  • La combinación de una economía débil y alta inflación, que obscurece el futuro del país

El Banco de México (Banxico) recortó el pronóstico de crecimiento para la economía mexicana de 6.2% a 5.4% para el cierre de 2021, ya que en su Informe Trimestral Julio-septiembre, el banco central publica que en este año la economía tendrá un piso de crecimiento de 5% y un límite superior de 5.7%; teniendo un desempeño del Producto Interno Bruto (PIB) por debajo de lo anticipado, como resultado de la desaceleración de los servicios y las manufacturas, así como el recrudecimiento de la pandemia de Covid-19.

Este recorte de crecimiento al 5.4% del PIB, es con el análisis de los datos del tercer trimestre, por lo que plantean, que las estimaciones estarán sujetas a la baja por el recrudecimiento de la pandemia y las implicaciones de nuevas medidas, prolongación de los cuellos de botella a nivel global y mayores costos de insumos, así como por la falta de estímulos del gobierno federal, que han generado desconfianza por parte de los consumidores e inversionistas.  

Escenarios del PIB por trimestre

Otras revisiones del PIB a la baja

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en voz de su titular, Alicia Bárcena, rebajó a 2.9% su pronóstico de crecimiento del producto interior bruto (PIB) mexicano para 2022 ante su estimación previa de 3.2 %; donde el gobierno mexicano esperaba crecer más del 6% pero la falta de políticas para apoyar la planta productiva y el empleo, así como los cuellos de botella y la volatilidad internacional han afectado la industria mexicana, una de las principales exportadoras de la región.

La encuesta de Citibanamex sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado de Banxico, en su pronóstico del PIB, actualizado al 5 de enero, una estimación que, de materializarse, colocaría al país en el nivel promedio de 2,7% que ha registrado la economía durante la década de 2008-2018, sin contar la contracción de 5,3% en 2009 cuando ocurrió la recesión global.

La proyección de la mayoría de los analistas es de 2,8% del PIB para la economía en 2022, que se queda muy por debajo de la estimación oficial de crecimiento de la SHCP, la cual estima que el PIB de México en el 2022 se ubicaría en 4.1%, aun cuando en su propio documento, consideran que el rango de crecimiento va de 3.6% a 4.6%; pero hay instituciones financieras, que son más pesimistas:

  • BBVA 2.2%
  • Citigroup 1.8%
  • Credit Suisse 1.8%
  • Bank of America 1.5%

Estos datos son muy reveladores de las enormes diferencias de los pronósticos del PIB para el año que recién inicia, que van del 4.1% de la SHCP al 1,5% de Bank of America (BofA), con un diferencial enorme de 2.6%, lo que significaría, una perdida de ingresos por alrededor de 218 mil millones de pesos.

Esta grafica elaborada con datos del INEGI y la encuesta de Banxico, nos muestra la evolución del PIB, donde los tres primeros años del gobierno del presidente López Obrador, arrojan un saldo negativo en el crecimiento económico; con revisiones a la baja del 2021 y del pronóstico del 2022, lo que significa debilidades en los motores productivos, la falta de inversión privada, la desconfianza en el Estado de derecho y una inflación muy alta.

De esta forma, las estimaciones del PIB estarán sujetas a la baja por el recrudecimiento de la pandemia y las implicaciones de nuevas medidas, prolongación de los cuellos de botella a nivel global, que han generado, mayores costos en los insumos; por el contrario, los cálculos al alza dependerá de que el número de contagios se mantenga en niveles reducidos y que el gobierno federal, otorgará algún tipo de estímulos (1) apoyen a la confianza de los inversores y consumidores.

Para el año que estamos iniciando, el 2022, persisten riesgos latentes de un bajo crecimiento económico, como es la desaceleración productiva a escala global, la escasez de insumos para la industria, especialmente el sector automotor, los altos y rápidos contagios del Ómicron del Covid-19, así como los altos niveles de incertidumbre y polarización en México.  

Por ejemplo, en el caso del BofA que proyecta un 1.5% del PIB para este año, que catalogan para México como un crecimiento potencial bajo, junto con disminuciones significativas en Canadá y en menor medida en Estados Unidos, muestran un hemisferio norte, con desaceleraciones en sus economías y expectativas inflacionarias al alza.

En el caso de México, consideran los especialistas del BofA, que los cambios en el país que está impulsando en gobierno del presidente López Obrador, han estado generado incertidumbre y desconfianza por parte de los inversionistas, por ejemplo: la reforma en la industria eléctrica y energética; que violan lo pactado en el T-MEC, en materia de contratos, laboral y del medio ambiente, donde se discrimina el capital extranjero, la quema de combustóleos >que contienen azufre< y van a encarecer los precios de la electricidad.

Muchas de las instituciones financieras, también mencionan como otro factor de incertidumbre, a la nueva gobernadora de Banxico, Victoria Rodríguez Ceja, que como se sabe, no tiene conocimientos sobre política monetaria y sobre la inflación, por lo que los mercados no saben cómo será su postura al respecto, sobre todo en cuanto a la magnitud del incremento de las tasas porque no hay duda de que el movimiento deberá ser al alza.

Vale la pena destacar, que a nivel global hay una discusión sobre los niveles altos de inflación, por ejemplo: 

  • El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, dijo que ya no considera la alta inflación como “transitoria”.
  • En Banxico, consideran que es importante definir si se habla de nivel de precios o inflación; es decir, “es preciso hablar de temporalidad o transitoriedad cuando se habla de inflación anual y es diferente si se habla del nivel de precios”.
  • El subgobernador de Banxico, Gerardo Esquivel, puntualizó que el término es utilizado por el banco central mexicano ya que no debería tener un impacto permanente en la inflación y se ha manifestado en contra de la estrategia de subir las tasas de interés.

Hay posiciones encontradas en cómo manejar la inflación, por ejemplo, en el escenario de alza de tasas y si Banxico sube la tasa más allá del 7%, podría ser que el peso se apreciará por el efecto favorecedor del flujo de capitales positivo; el lado negativo, es que el aumento de tasas desalienta las inversiones (2) >que nuestro país requiere con urgencia<.

 

Reflexión final 

Con los datos actuales, tenemos revisiones a la baja para el cierre del 2021, que Banxico la ubica en 5,4% del PIB y una inflación de 7.36%, donde son evidentes las debilidades de nuestra economía, con un saldo negativo para los tres años del gobierno de López Obrador; es decir, más pobres, más desigualdad, menos oportunidades, con incertidumbre y desconfianza por parte de los inversionistas.

Además de los impactos negativos globales, que afectan a nuestra economía, empiezan a pesar más la falta de políticas internas para proteger a la planta productiva y el empleo, el ahuyentar la inversión privada >nacional o extranjera<, aumentar los niveles de riesgo político y del ambiente de negocios, por la creciente incertidumbre y polarización; fracaso multisectorial del gobierno de López Obrador, reprobado por siete de cada diez mexicanos.

Las expectativas de crecimiento del PIB para el 2022, parte de un optimismo de la SHCP de 4.1%, que es insostenible, al más pesimista del BofA de 1.5%, con inflación al alza, un déficit presupuestal, incrementos en precios de bienes, servicios y la canasta básica; que devastará la economía popular de los mexicanos con menos recursos y más desprotegidos. 

Vienen tiempos oscuros y difíciles, que afectarán a las clases medias y a los mexicanos que han tenido que emigrar a la informalidad, en un entorno de empobrecimiento y falta de oportunidades, con crisis políticas generadas por la sucesión adelantada, el primer mandatario centralizando cada día, más poder, polarizando y en general, enrareciendo el ambiente político; muy pocas expectativas positivas y se ensombrece el futuro del país.

El autor es coordinador de investigaciones políticas de La Crisis, Zona Zero e Indicador Político

rabascal51@hotmail.com 

@rabascal 

Notas:

  1.  Aunque esta posibilidad, es considerada por expertos e instituciones financieras; yo creo que es muy remota e iría en contra de lo que hemos visto, en tres años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador.
  2. Ya que requieren tasas de retorno para sus inversiones por arriba de las tasas de interés, para contar con ganancias.