Derby Sexenal

0
164
  • El exdirector de Diplomacia Cultural de la cancillería, Enrique Márquez, regresó al comentario periodístico. Y su texto del sábado 16 de abril en El Universal dejó tres últimos párrafos con claves sucesorias:
  • – Después de 71 años de PRI, y del fracaso de la transición democrática que le siguió, el país confronta, desde la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia en el 2018, en medio de una estrepitosa e incontenible decadencia política, de los apremios sanitarios y los reacomodos que ocurren en el mundo, la necesidad de encausar sólida y clara, responsablemente, a tres de las más grandes e incumplidas necesidades políticas de nuestro tiempo: democracia más allá del voto, equidad en todo y una muy vigorosa y creativa inscripción de México en el orbe.
  • – Sería muy inadecuado, por esto, sucumbir a la tentación predominante de especular hasta el hartazgo sobre la revocación presidencial pues, parafraseando al profético Bulnes, la popularidad y, más aún, el control de prácticamente todo el poder por parte del ejecutivo, podrían aparecer como “la argolla que oscila” en la incertidumbre inquietante y creciente del país.
  • Y 3.- Porque el futuro que más podría importarnos hoy a los mexicanos, no sería el de la continuidad personal del presidente López Obrador sino la prolongación estructurada, consensada y enriquecida de los cambios y orientaciones que el país necesita para reconciliarse y seguir enfrentando las grandes cuestiones nacionales.
  • Después de la votación sobre la revocación/ratificación de mandato, el escenario de la sucesión presidencial se centró aún más en el presidente López Obrador. Los precandidatos Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum y Adán Augusto López Hernández vieron ampliarse sus perspectivas, aunque siempre atadas a los mensajes presidenciales. Ricardo Monreal sigue operando por la libre, pero sin tener ningún espacio en la lista oficial de Palacio Nacional y sin poder decantarse, en caso de que así pudiera ser candidato de otro partido.
  • En el PRI aumentaron las tensiones por las actividades de su líder Alejandro Moreno Cárdenas Alito buscando espacios para ir construyendo su candidatura presidencial, aunque siempre con la posibilidad de que se cumpla el acuerdo PRI-PAN-PRD-Coparmex-Claudio X. González para que exista un candidato coalicionista que de ninguna manera saldría del PRI o del PRD. Además, los priístas recuerdan que el PRI se ha resquebrajado cuando su presidente partidista dirige el partido para su propia candidatura, como le ocurrió a Roberto Madrazo Pintado en 2006.
  • La crisis económica se perfila como el peor problema nacional, sobre todo porque la meta de 4.1% para 2022 pudiera llegar apenas a 1%, inclusive con algunas advertencias de que pudiera ser negativo por la baja en la economía de EU. Aunque en Palacio Nacional no existe preocupación por el PIB sino por las obras clave del presidente, de todos modos, el debate en torno a la desaceleración estará sido potenciada por el sector privado. El país tiene tres años de incertidumbre productiva, con preocupaciones de que el PIB bajo pueda ser parte de la campaña de la oposición.