Matos

0
83

Por su «rigor intelectual para reconstruir las civilizaciones de México y Mesoamérica» el orgulloso egresado  de la UNAM, Eduardo Matos Moctezuma será galardonado en Octubre próximo en Oviedo, España, con el premio Princesa de Asturias en la categoría de las ciencias sociales, anunció la fundación española.

Como muchos reporteros conocí a Matos Moctezuma en las excavaciones y escalinatas de lo que se conoce como Templo Mayor en la esquina de Guatemala y Argentina, a un lado del hermoso inmueble de San Ildefonso.

Recuerdo el evento para inaugurar el Museo del Templo Mayor aquel 12 de octubre de 1987 y  el impacto que logró el hallazgo de un lingote de oro con vestigios de las sortijas prehispánicas que como “tejo” los españoles lo acomodaban en sus fornituras cuando intentaban escapar  rumbo a Tlacopan (Tacuba) durante la conocida  huida de la “noche triste” ejemplarmente descrita por Don Arturo Sotomayor y Don Miguel León Portilla, una escapada trágica en donde las bestias sobrecargadas de lo robado se hundían en el fango junto con soldados españoles que de igual forma se perdían bajo el lodo por sus pesadas armaduras.

Espectacular fue también el descubrimiento del enorme monolito de la Coyolxauhqui (la hija de Coatlicue) que Huitzilopochtli descuartizó. Eduardo Matos. amable y tolerante siempre, ha publicado más de 500 artículos, reseñas, catálogos, guías y semblanzas, así como numerosos libros, sobre sus descubrimientos arqueológicos.

Es un mexicano de sello universal que buscando historia nos hace comprender nuestro origen como sociedad y nación. En aquel entonces se fusionaron las dos culturas más importantes del mundo: la mesoamericana y la europea. Ahí nuestro génesis como pueblo que mezcló su sangre, único fenómeno en la historia, y no se trató de un genocidio.

Matos en cada escultura, en toda piedra labrada y las cimentaciones ha arrebatado los secretos ahí guardados de dos civilizaciones poderosas. Pared con pared están cuatro recintos impresionantes: la magna Catedral Metropolitana, el Templo Mayor, Palacio Nacional y San Ildefonso. Ahí entre estos se estableció la primera imprenta de América y la primera universidad del continente.

Así como la UNAM (cotidianamente  atacada por AMLO), ha merecido calificaciones extraordinarias en la valoración académica en estos días, Eduardo Matos  ha sido reconocido por la monarquía menospreciada  y ofendida  por el presidente incluso calificando de saqueadores e invasores a los españoles de antes y de ahora.

AMLO pide disculpas por lo ocurrido hace 500 años y guarda un insultante silencio presidencial ante el reconocimiento a un extraordinario mexicano.

Matos ha colocado muchas piezas en su lugar para comprender que en nuestros genes, religión, educación, cultura, lengua somos producto de una fusión extraordinaria. Negarlo es mezquino como el trato que el gobierno federal da a los “aspiracionistas” y triunfadores mexicanos. Millones aplaudimos a Eduardo Matos y lo hacemos de pie.

Conductor del programa VaEnSerio mexiquensetv canal 34.2 izzi 135

@cramospadilla