Mañaneras

0
176

Que el presidente se presente todas las mañanas de manera improvisada, sin agenda específica y muchas veces sin conocimientos de los temas ha rebasado los límites de la ocurrencia para llegar al extremo de la imposición. La consultoría jurídica de la presidencia ha presentando sus argumentos para que AMLO no deje de hablar de lo que quiera durante los procesos electorales, le llaman libre ejercicio de la libertad de expresión y la subrayan como derecho.

Todos sabemos y anticipamos que esto no es lo correcto ni lo legal. Hoy que AMLO está “levemente” contagiado de coronavirus nos está dando la oportunidad y convicción de que las “mañaneras” ni son útiles ni necesarias.

Es un malgastado tiempo nacional que López Obrador copia irresponsablemente de lo que empleó como Jefe de Gobierno para ganarle la nota al Presidente Fox y para, con mal gusto, exhibir sus frases cursis del dedito.

Este lunes Olga Sánchez Cordero mostró su incomodidad por estar ahí, de suplente. Nerviosa en su primer día concluyó asombrosamente rápido la exposición de temas y podría asegurar que unos días más de este espectáculo y el verbo habrá de agotarse. Cómo anillo al dedo, diría ya sabes quién, le está cayendo la pandemia.

Ahora habrá de resucitar y en tiempos electorales. Primero la victimización, nunca el reconocimiento de su impertinencia de no respetar los protocolos sanitarios, su soberbia es mayor. Tampoco ofrecerá disculpas a los ciudadanos, familiares y miembros de su gabinete por ponerlos en permanente riesgo por sentirse inmune con sus estampitas y “fuerza moral”. Poco han aportado las “mañaneras” a la nación.

Si se han cargado de amargura, menosprecio, insultos, descalificación y radicalizaciones, eso es evidente. Para el país, bajo una política de austeridad, ese tiempo es carísimo lo he comentado en otras ocasiones añadiendo que ha desgastado a la figura presidencial y el peso específico de las acciones del Ejecutivo.

Es tiempo de que AMLO viva las consecuencias de sus errores, está contagiado como millones de personas pero con el privilegio de contar con el apoyo de médicos y servicios que nosotros pagamos pero se les niegan a la mayoría. La calidad de las exposiciones, los temas, los chistes y los breviarios históricos han provocado que el mandatario en el extranjero sea severamente mal calificado y aquí en tierra nacional se esté convirtiendo en el protagonista de burlas y chistoretes en redes sociales por sus constantes tropezones e ignorancia.

Bien celebraría la nación la suspensión de las mañaneras y que el presidente se dedique y en serio a exponer temas que promuevan soluciones y no conflictos.

Conductor del programa Va En Serio MexiquenseTV canal 34.2