“Verdificar” todo saldrá muy caro

0
122

Las absurdas propuestas de encomendar a los bancos centrales combatir el calentamiento global mediante la “verdificación” del sistema financiero, que he tratado en esta columna en las últimas entregas, se extienden a todo el aparato productivo, lo que de lograrse traería una debacle.

La alharaca verde se basa en premisas falsas que, a pesar de reiterar que sus conclusiones provienen “de lo que nos dice la ciencia,” es una engañifa: preguntar a los científicos qué hay que hacer para mantener el calentamiento por debajo de una meta imposible los fuerza a proponer absurdos.

Por ejemplo, Joe Biden anunció que “apoyará la demanda del mercado” de vehículos eléctricos (VEs) “impulsándola” con “incentivos en puntos de venta” para “alentar su despliegue.” Dicho en cristiano se trata de manipular mercados con subsidios para bajar el precio lo suficiente para poder fabricar el volumen de VEs que el gobierno desea.

Biden también quiere 15 mil millones de dólares para construir medio millón de estaciones para cargar los VEs, ignorando que cuando la venta de vehículos se triplicó en la década de 1920s para llegar a 23 millones, sin subsidios, el sector privado construyó gasolineras suficientes sin apoyo público.

Hoy día el gobierno federal le regala 7,500 dólares al comprador del EV, lo que puede duplicarse con apoyos estatales. ¿Quién se beneficia de estas dádivas? Los ricos, pues sólo el 1% de estas ayudas llegó a hogares con ingresos menores a 50 mil dólares anuales. Al cancelarse los subsidios la demanda se derrumba, como en ocurrió Georgia en 90%.

Los números correctos de la baja en contaminantes por usar VEs esfuman su virtud pues las grandes baterías que usan vienen de China, producidas con uso intensivo de carbón. Su fabricación genera 25% de los gases que producirá un auto normal en toda su vida útil.

El catastrofismo climático ignora los enormes avances de la humanidad en casi todos los ámbitos en las décadas recientes, gracias al acelerado crecimiento económico conseguido, en buena medida, gracias a energía abundante y barata.

De no hacer nada para atenuar el cambio climático su reducción en crecimiento económico seria de 3.6% del PIB global, lo que incluye los costos de tormentas mas fuertes, muertes adicionales por olas de calor, perdida de humedales costeros y obras de protección por la elevación del nivel del mar.

Esto significa que en lugar que los ingresos promedio por habitante aumenten en 450% en el presente siglo, lo harían “solo” en 434% para 2100, lo cual es serio pero lejos de ser catastrófico.[1] Como lo afirmó el Panel de la ONU sobre Cambio Climático recientemente:

“Para la mayoría de los sectores económicos el impacto del cambio climático será   pequeño relativo al impacto de otras causas, como cambios en el perfil demográfico, ingresos, tecnología, precios relativos, estilos de vida, regulación gubernamental, gobernanza y otros aspectos del desarrollo socioeconómico”.

Combatir el cambio climático a lo tonto, como lo hacen los países que tratan de cumplir con sus compromisos en el Acuerdo de Paris, saldrá muy caro y puede estancar el crecimiento económico global, que es el ingrediente esencial para mejorar el nivel de vida de la humanidad.

[1] Björn Lomborg, False Alarm: How Climate Change Panic Costs Us Trillions, Hurts the Poor and Fails to Fix the Planet, Basic Books, 2020.