Estados Unidos: desaceleración económica

0
69
  • La Fed ajusta pronósticos y propone disminuir apoyos fiscales
  • Anticipan mayores precios al consumidor
  • Riesgos para México

En su más reciente informe la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) recortó su pronóstico de crecimiento para este año y prevé una mayor inflación, al mismo tiempo anticipa que tan pronto se modere el ritmo de compras de activos y para evitar un sobre calentamiento de la economía, plantean un incremento en la tasa de referencia para 2022; manteniéndose en este momento, en el rango de 0.0 a 0.25.

El Banco Central de Estados Unidos (EU) señaló que todos los indicadores de la actividad económica y de empleo se han estado fortaleciendo, debido a los enormes apoyos fiscales del gobierno de Joe Biden y los avances tan importantes de la vacunación contra COVID-19; por lo que consideran que hay que moderar el ritmo de compras de bonos; esperando que el Congreso aumente considerablemente el déficit fiscal.

La mayoría de los especialistas están preocupados porque si la administración Biden continúa inyectando recursos a la economía, se puedan aumentar las presiones sobre los precios al consumidor, con incrementos >no deseables< en los niveles de inflación; en este sentido, hay que recordar que el Congreso estadounidense esta a punto de aprobar 2.8 billones de dólares para programas de infraestructura, innovación tecnológica y energías sustentables.

Con todos estos elementos la FED, actualiza su marco macroeconómico, con los siguientes datos:

  • El crecimiento económico de EU para este año será de 5.9% >por debajo del 7.0% que estimó en junio<
  • El PIB para 2022 elevó la previsión a 3.8% >desde el 3.3%<
  • También proyectó un crecimiento del PIB del 2.5% para 2023

Las proyecciones para el desempleo para el cuarto trimestre del 2022 se ubicaron en 3.8% y en 2023 estiman que se ubicara en 3.5%.

La Fed incluyo en su informe las proyecciones trimestrales actualizadas, cuyos resultados han dividido las opiniones de los funcionarios del Consejo, sobre los tiempos de cuándo sería apropiado comenzar a aumentar la tasa de fondos federales el próximo año.

En este mismo sentido la Fed señalo que el rumbo de la economía sigue dependiendo del curso del avance de la pandemia, esperando que los avances en la vacunación sigan reduciendo los efectos de la crisis, pero los datos sobre el Covid-19 muestran que persisten los riesgos para las perspectivas económicas; ya que hay sectores que los contagios han frenado su recuperación.

Todos los integrantes del Comité de la Fed coinciden en señalar que hay riesgos y altos niveles de incertidumbre, pero si se mantienen los avances en la economía y las actuales condiciones, el banco central podría comenzar a reducir las compras de activos en noviembre y completar el proceso a mediados de 2022, después de que los funcionarios revelaran una creciente inclinación a subir las tasas de interés el próximo año.

Por su parte, Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, planteo como una estrategia fundamental, moderar el ritmo de la compra de activos (1) y empezar a retirar los apoyos fiscales de emergencia; estas medidas se toman para evitar un incremento desmesurado de la inflación y evitar, un sobrecalentamiento de la economía.

 

Riesgos

  • El curso de la pandemia y la resistencia de ciudadanos republicanos a vacunares
  • Que el Congreso norteamericano no apruebe los niveles necesarios de déficit fiscal
  • Que aumente el desabasto de bienes y servicios a escala global, que rompan las cadenas productivas o frenen el comercio internacional >falta de contenedores, logística y personal capacitado<
  • El curso del conflicto Estados Unidos – China

 

OCDE y SHCP prevén un crecimiento de 6.3% del PIB

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) mejoró su expectativa para la economía mexicana a 6.3% en 2021, desde 5.0% estimado en mayo pasado, en línea con la proyectada por la Secretaría de Hacienda (SHCP) y superior al del PIB global, de sus principales socios comerciales, Estados Unidos y Canadá, con 6.0 y 5.4%, respectivamente.

La OCDE también ajustó al alza su pronóstico para el PIB de México para el 2022 a 3.4%, desde el 3.2% previo, por debajo del 4.1% calculado por la SHCP, pero ahora sí superado por sus socios comerciales, con 3.9% para Estados Unidos y 4.1% para Canadá.

Esta son muy buenas noticias para nuestro país, ya que el impacto de la pandemia de Covid-19 en el 2020, causó que la economía mexicana se derrumbara en – 8.5% del PIB, mientras que a escala global y Estados Unidos cayeron 3.4%, mientras que Canadá se contrajo 5.3%.

Por otra parte, en este Informe de “Perspectivas Económicas Provisionales”, el organismo también elevó a 5.4% su estimación de inflación para México este año, desde 4.1% proyectado en mayo pasado, la segunda más alta entre los países de la OCDE, sólo superada por Turquía >17.8%<, pero menor al 5.7% proyectado por la SHCP.

De esta manera, tenemos un pronostico de crecimiento del PIB en México de 6.3%, jalados por el empuje de la economía de Estados Unidos, sin que podamos hablar de factores que la sostengan a este ritmo, con perspectivas de incertidumbre, riesgos pandémicos y globales, donde la inversión privada será determinante; pero con una inflación por arriba de los niveles fijados por el Banco de México, con claras perspectivas al alza, que la podría situar a fin de año, entre 6% y 6.6%.

La OCDE para el conjunto de países miembros, revisó a la baja su proyección de crecimiento para este año a 5.7% desde 5.6%, así mismo para el 2022, también al alza, de 4.5% respecto del 4.4% calculado en mayo pasado; asimismo, estimó la inflación para el Grupo de los Veinte (G-20) >en el que está México< de 3.7% en 2021, mayor al 3.5% proyectado en mayo pasado, mientras que para el año próximo elevó su estimación a 3.9%, desde el 3.4% previo.

Destacó que la inflación debe observarse con mucha atención, ya que esta ha aumentado de manera muy significativa en Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido y algunas economías de mercados emergentes.

 

Riesgos

En este entorno, el organismo ve un alto grado de incertidumbre, donde un avance más rápido de la vacunación o una reducción más aguda del ahorro en los hogares mejorará la demanda y bajará el desempleo, pero también puede aumentar las presiones inflacionarias a corto plazo.

Otro riesgo son las difíciles decisiones políticas a que se enfrentan economías emergentes con deuda elevada e inflación en aumento.

La OCDE aseguró que los gobiernos deben asegurarse de que se utilicen todos los recursos necesarios para desplegar las vacunas lo más rápido posible en todo el mundo para salvar vidas, preservar los ingresos y controlar el virus.

 

Riesgos nacionales

Uno de los mayores temores de los inversionistas sobre México es la desaceleración económica de EU, y es probable que se ajusten también a la baja los estimados de la economía mexicana; así mismo, el incremento de las tasas de interés el año que entra por la Fed, significará la venta de muchas inversiones en mercados emergentes, con presiones extraordinarias en el tipo de cambio.

La desconfianza de los inversionistas por las medidas del gobierno federal, que ha cambiado las reglas del juego, especialmente en el sector energético.

Hay claros signos de que la economía mexicana esta perdiendo dinamismo, especialmente en sectores clave, como el automotriz, las manufacturas y la construcción, así como las agroindustrias, que pueden tener caídas, dependiendo de lo que ocurra con la economía estadounidense.

El Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos en el Congreso de México para el 2022, no ha generado certidumbre y confianza plena dentro de amplios sectores de la población, como de las entidades federativas, los grupos privados y financieros.

El autor es coordinador de investigaciones políticas de La Crisis, Zona Cero e Indicador Político

rabascal51@hotmail.com

@rabascal

Notas:

  1. 120 mil millones de dólares, como lo esperaba el mercado.