Episcopado se deslinda de lucha política por la sucesión presidencial

0
788

Rogelio Cabrera López, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), adelantó que los obispos mexicanos no se inmiscuirán en la lucha política por la sucesión presidencial que ya empieza a darse.

Monseñor Rogelio Cabrera López, reelegido presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) para el trienio 2021-2024, adelantó que los obispos mexicanos no se inmiscuirán en la lucha política por la sucesión presidencial que ya empieza a darse.

“Ya se iniciaron los pronósticos para la sucesión presidencial, pero nosotros estaremos en nuestro lugar. Respetaremos la decisión de los actores políticos”, prometió Cabrera, a quien tocará presidir la CEM durante el segundo trienio del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

El representante de la jerarquía católica mexicana también espera que en este periodo “se mantenga el ambiente de comunicación y de diálogo” con López Obrador, puesto que –recalcó– hasta el momento el mandatario siempre ha tenido “la puerta abierta” de Palacio Nacional para recibir a los obispos mexicanos, a pesar de su “agenda abultada”.

En conferencia de prensa realizada el pasado 10 de noviembre, realizada en el marco de la CXI Asamblea Plenaria de la CEM, Cabrera también se congratuló por el discurso pronunciado por López Obrador en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde llamó a la solidaridad mundial para apoyar a los más pobres de planeta.

“Este ha sido también el núcleo del mensaje del Papa Francisco: la solidaridad de los que más tienen hacia los que menos tienen”, subrayó el prelado.

 

Madero adelanta victoria para Morena, pues la oposición aún no supera el 2018

Para Gustavo Enrique Madero Muñoz, miembro del Partido Acción Nacional, cada vez es más evidente que el partido del presidente continúe seis años más, a menos que suceda algo grande y diferente en la oposición.

En su reflexión publicada el pasado 12 de noviembre en el Sol de México, tal vez dirigida especialmente a su partido (PAN), explicó que para que Morena salga de Palacio Nacional, primero debe lograrse un cambio en las dirigencias o un cambio de las dirigencias de los partidos de oposición… “Que se logre una emancipación de las organizaciones de la sociedad civil; que los empresarios abandonen su actitud obsecuente, que se construya un consenso narrativo de futuro, alternativo a la narrativa populista de la 4T”.

De ahí que subrayó la necesidad de un cambio sustancial en los principales partidos de oposición, pues insistió, deben acabar con “la falta de credibilidad entre la población. Con esa falta de propuesta y de liderazgos que motiven y convenzan para impulsar un proyecto de futuro que contraste con el proyecto de pasado de Morena”.

Sobre el proyecto que México necesita, Madero Muñoz, aseguró la urgencia de una seguridad ciudadana, no militarización; fortalecimiento de la sociedad civil y de la participación ciudadana, “no al caudillismo de encarnación popular; una sociedad del cuidado, del desarrollo de capacidades y el acceso a las oportunidades de la población con visión de derechos, no a la visión asistencialista que fomenta el clientelismo paternalista; la transición energética hacia las energías limpias y los objetivos de desarrollo sostenible y no la apuesta a las energías fósiles y contaminantes; el combate a la pobreza y a la desigualdad con políticas públicas basadas en evidencia y no programas de gasto de efecto regresivo; federalismo auténtico, no al centralismo; buscar el consenso democrático, no la polarización”.

“Los ilusos sostienen que, si en la oposición decimos que vamos avanzando, eso nos dará ánimo y confianza para fortalecernos. Yo soy de la idea de que el autoengaño y la autocomplacencia nos alejan de la meta y confunde el diagnóstico, acreditándose los fracasos del gobierno federal, como triunfos de la oposición. La única que le está propinando derrotas a AMLO es la realidad, no la oposición”, sentenció en su columna titulada Si no pasa algo grande y diferente, Morena ganará el 2024.

De forma rotunda, aseguró que “la oposición no ha asimilado lo que ocurrió en el 2018. Más que el triunfo de Morena, lo que se dio fue el colapso de los partidos tradicionales del PAN, PRI y PRD”.