BM: pronóstico de inflación arriba de 7%

0
36
  • El mayor problema inflacionario en dos décadas
  • Aumento generalizado de precios
  • Sus efectos podrían mantenerse hasta mediados del 2023

En la Convención Nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivo de Finanzas (IMEF), el subgobernador del Banco de México (Banxico), Jonathan Heath, estimó que la inflación en el país superaría el 7% en noviembre, fenómeno que catalogó de “grave” ya que seria en mayor aumento en dos décadas, significando la compleja situación por la que atraviesa la economía mexicana; un crecimiento magro, con tendencia a la baja.

Las proyecciones de Banxico dan por hecho, que en este mes la inflación podría superar el 7%, por lo que para el cierre del 2021 >con los datos de finales de octubre< podría llegar entre 7.3% a 7.5%, lo que representa un problema de la mayor importancia; ya que el incremento de precios en alimentos de la canasta básica y servicios, lastiman a los más pobres y vulnerables, que sus percepciones no les alcanzaran para comprar lo mínimo indispensable.

Explicó Heath que este fenómeno inflacionario se debe a la combinación de choques de oferta y de demanda es lo que empuja los precios y destacó que México vive un aumento casi generalizado en todos los precios como resultado de choques continuos, destacando la escasez de materias primas y procesadas para la industria >por ejemplo: semiconductores<, los servicios muestran una tendencia al alza, ubicándose ligeramente arriba del 5.5%.

Banxico recientemente actualizó sus proyecciones inflacionarias, donde estiman que el nivel general de precios cierre con un alza de 6.8% frente al 6.2% previo, mientras que, en el primer trimestre del año entrante se vería un incremento de precios del 6.3%, 70 puntos base más que el 5.6% estimado con anterioridad; donde la inflación subyacente llegaría a diciembre de 2021 a 5.7% y en febrero del 2022, sería de 5.9% con el riesgo de rebasar el 6%, ratificando su tendencia al alza.

Estos datos muestran con toda claridad que la política económica de la administración del presidente López Obrador no ha estado funcionando bien en los tres años de su gobierno, donde hemos tenido crecimiento nulo en el 2019, en el 2020 -8.5% del Producto Interno Bruto (PIB) y para el presente año están bajando las proyecciones, que el mejor de los casos llegaremos a 6%, es decir, un saldo negativo para la mitad de su sexenio; y además, ha dejado sin resolver el problema de la inflación, que es lo que más afecta a las familias mexicanas.

Lo declarado por Banxico, que lo que esta causando la inflación es “el aumento generalizado y constante en los precios y bienes de servicio que adquiere la población”, debiera ser una alerta máxima para el gobierno de López Obrador, que no ha generado los niveles de bienestar que se había comprometido, sus políticas han espantado a la inversión, sembrando desconfianza en el Estado de derecho; hoy hay más pobreza, desigualdad y ha reducido la capacidad de compra de los mexicanos más vulnerables.

Hay quienes sostiene que la inflación es un efecto temporal y los índices que hemos citado los desmienten, son demasiados meses en que los pobres tendrán que pagar 8% más por sus alimentos, donde sus ingresos se evaporan; lo que sostiene AMLO que “primero los pobres”, resulta ahora perverso, ya que son los primeros afectados por este incremento en la inflación. Como decía Carlos Salinas de Gortari (1988-94):

  • “La inflación es el impuesto más caro para los que menos tienen”.

El presidente López Obrador, constantemente afirma >como si fuera un logro de su gobierno< que no se ha presentado una devaluación drástica, pero con todo respeto habrá que señalarle, que está subestimando el fenómeno inflacionario, que se requiere certidumbre jurídica para las inversiones, estímulos reales a las Pymes, financiamiento preferencial para inversiones productivas, así como seguridad pública, patrimonial y reducir la violencia, que genera el narcotráfico y el crimen organizado.

Resulta evidente para la mayoría de los economistas y especialistas, que los programas sociales que son el símbolo de la 4T y AMLO, son muy insuficientes y están mal enfocados, para enfrentar esta creciente inflación, ya que el Coneval no ha expresado con claridad, que los pobres son los últimos en recibir el dinero que les envía el gobierno federal; y lo gastan en alimentos y/o bienes de consumo que ya han sido impactados por el aumento de precios.

El Banco de México es la institución encargada de controlar la inflación y en su pasada reunión decidió incrementar en 0.25% la tasa de interés de referencia, dejándola en 5%, aunque diversos actores del mercado, consideraban que debía ser del doble; ya que mientras la inflación sea mayor los rendimientos reales serán negativos, la reacción de los mercados cambiaros, mostraron que la moneda mexicana, se deprecio.

La inflación es el mayor problema que enfrenta la economía mexicana, que, junto con las crisis en la salud, inseguridad, educación, de polarización, política y de gobernabilidad, que el ejecutivo federal no esta atendiendo, a pesar de los incrementos de la tensión social, por el daño a los ingresos de los mexicanos, ante la escalada de precios; se vislumbra un futuro oscuro y esperamos que no lleguemos a los rostros de hambre y desilusión, ante la falta de oportunidades.

El autor es coordinador de investigaciones políticas de La Crisis, Zona Zero e Indicador Político.

rabascal@hotmail.com

@rafabascal