Samuel García, ¿Tras los pasos de ‘El Bronco’ en el 2024?

0
852

Jaime Rodríguez hizo historia al convertirse en el primer gobernador que llegó al cargo por la vía independiente. Sin embargo, durante su gestión, sumó más críticas que aciertos por su desempeño, incluso, su decisión de buscar la presidencia en 2018 condujo a una crisis de gobernabilidad en Nuevo León, la fracasar rotundamente en las elecciones presidenciales.

A más de tres años de aquel momento en las elecciones de 2018, Samuel García parece negarse a repetir la historia e inicialmente se descartó como candidato presidencial en 2024, aunque dejó abierta posibilidad para 2030

“Yo siempre he dicho que no, me quiero concentrar seis años en ser el mejor gobernador de Nuevo León”, indicó García.

García siempre enfatizó que cuando en 2018 el actual gobernador Jaime Rodríguez Calderón pidió licencia el cargo para buscar la Presidencia del país, acto que calificó como “uno de los peores errores” de “El Bronco”.

“Se tiene que aprender en cabeza ajena, uno de los peores errores de Jaime fue su locura de haberse ido a una presidencial sin tener posibilidades de (ganar)”, añadió el gobernador electo.

Samuel García recordó que en 2018 cuestionó la acción de “El Bronco” y que casi se logra separarlo de su cargo.

 

Samuel García y su brazo mediático dicen los contrario

De acuerdo con el académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Gerson Hernández, Samuel García es claramente uno de los presidenciables que se vislumbran, inicialmente como abanderado de Movimiento Ciudadano, rumbo al 2024; sin embargo, el panorama aún no está completamente definido.

“No lleva ni un mes en el cargo (de gobernador), ahorita es como su luna de miel, no hay cuestionamiento y, más allá del show, ha tenido acciones concretas como la reapertura de escuelas en el estado y la vacunación en la frontera, por ejemplo”, afirma.

Si bien la forma de comunicación que ejercen Samuel García y Mariana Rodríguez llama la atención al generar un canal diferente al de la mayoría de los partidos, la figura del mandatario estatal ha ganado relevancia ante la falta de personajes de oposición, señala el también experto en comunicación política.

“Muchas cosas que podrían parecer descabelladas, lo cierto es que hay una estrategia mediática”, agregó.

Por ahora, Samuel García es uno de los nombres que resaltan rumbo al 2024, aunque sin claridad sobre si lo hará con los colores naranja, pues otro factor importante será la renovación de la dirigencia de Movimiento Ciudadano en diciembre próximo, de eso dependerá a quién se le apostará rumbo a la próxima elección presidencial.

 

Nicolás Zúñiga y Miranda, el candidato perpetuo

El primer candidato independiente en la historia moderna de México no triunfó, pero quedó inmortalizado en uno de los murales más famosos de Diego Rivera. Se trata de Nicolás Zúñiga y Miranda, un zacatecano que, entre 1865 y 1924, fue ocho veces candidato sin partido a la Presidencia de la República.

En 1896 se enfrentó por primera vez en unas elecciones al dictador Porfirio Díaz y perdió. Nunca cejó en su empeño de ser presidente de México, convirtiéndose en la persona que más veces se ha presentado a unas elecciones en el país. Nueve. Su vida política corrió en paralelo a la Revolución Mexicana de Zapata y Villa, un momento convulso de la historia que vio a seis presidentes distintos llegar al poder.

Por ello, Diego Rivera retrató al llamado “candidato perpetuo” debajo de Porfirio Díaz, quien se inclina hacia él para entregarle la bandera de México y una banda tricolor. Sobre una silla presidencial, colocada entre ambos personajes, reposa un ejemplar de El Mexicano, el periódico del Club Político Nacional, la organización creada por Zúñiga en sus aspiraciones presidenciales.

Pero ese mural lleva por título Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central. En la realidad, los candidatos independientes en México rara vez han cumplido sus anhelos.

Las candidaturas independientes no estuvieron prohibidas en las leyes mexicanas, sino hasta 1946, cuando el entonces presidente Manuel Ávila Camacho promovió una reforma que daba a los partidos el derecho exclusivo de postular candidatos.

Zúñiga los enfrentó a todos y perdió siempre. Mientras sus contemporáneos observaban con asombro sus ocurrencias políticas y científicas.

El abogado de zacatecas propuso enseñar tácticas de jiu jitsu al ejército mexicano, se ofreció como negociador con el ejército revolucionario a comienzos del siglo XX, y se ofreció a convocar una reunión de presidentes municipales, partidos y autoridades para analizar el efecto que tenían las estrellas sobre la política internacional.

También decidió organizar una sesión de espiritismo en la que invocar a Aristóteles, el rey de España (Alfonso XIII), el káiser de Alemania, el rey de Inglaterra y el zar de Rusia y conseguir así alcanzar la paz en Europa.