Tendencias rumbo al 2024

0
197

Mentor Tijerina

Más allá de la “carrera de caballos” ¿existe en las encuestas publicadas en el 2021, y en el arranque del 2022, elementos para anticipar, desde ahora, las tendencias de la elección presidencial del 2024?

Comencemos por evaluar los instrumentos de medición. En las últimas semanas se han publicado todo tipo de encuestas: vivienda, telefónicas, Facebook, y whats app. Debemos poner especial atención en la metodología aplicada para identificar el sesgo geográfico, de edad, o nivel socio-económico. Dada la fragmentación de los instrumentos de observación, lo más práctico es hacer una lectura en conjunto, sin descartar ninguno de ellos.

Otro factor a considerar es la disonancia cognitiva. Si bien los actores políticos ya están pensando en la próxima elección presidencial, el grueso de la población no necesariamente está en la misma sintonía. Por tal motivo, muchas de las cifras arrojadas por las encuestas muestran el “posicionamiento” de los partidos y los aspirantes a candidato, pero no necesariamente las preferencias electorales.

La intención de voto se medirá con mayor precisión una vez que los candidatos hayan sido nombrados y los electores se formen una percepción de las opciones en juego. Esto será a finales del 2023 o principios del 2024.

Es necesario considerar, igualmente, que las encuestas podrían estar midiendo escenarios construidos en base a elecciones presidenciales pasadas. Se corre el riesgo, en consecuencia, de minimizar los escenarios y estrategias disruptivos, invisibles a estas alturas del partido, pero que bien podrían emerger conforme se acerca la elección.

Con estas consideraciones en mente: ¿qué tendencias podemos advertir en las encuestas de preferencias presidenciales rumbo al 2024?

Uno de los principales indicadores del rumbo de la elección presidencial es saber si se será de continuidad o de cambio.

Las encuestas muestran el predominio del deseo de continuidad frente al de cambio. En la intención de voto por partido, MORENA aventaja con un amplio margen al PAN, PRI, PRD y MC. A pregunta expresa sobre si les gustaría que el próximo presidente continúe o cambie las políticas del actual Presidente, la encuesta de vivienda de REFORMA, del 2 de diciembre pasado, arroja un 59% que prefiere continuidad, contra un 33% que quiere cambio de rumbo.

No deja de sorprender, sin embargo, el llamado factor Colosio.

Que el joven alcalde de Monterrey, de 36 años de edad, aparezca en las encuestas como un contrincante viable frente a Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum, es indicio de la existencia en la opinión pública de una corriente de disrupción e innovación que podría crecer conforme se acerca la elección presidencial.

¿Influirá el método de elección del candidato en el resultado de la elección?

Aunque hay quienes sostienen que después de la elección del 2000 ningún presidente ha podido imponer a su sucesor por “dedazo”, el método de elección del candidato sí podría ser determinante, pues la percepción del regreso al pasado, en cualquiera de los escenarios rumbo al 2024, podría potenciar los factores anti-sistémicos y de cambio de régimen.

El autor es consultor político