Derby Sexenal

0
147
  • Las circunstancias políticas han comenzado a modificar ciertas preferencias presidenciales sobre los precandidatos a la sucesión del 2024 en Morena: el canciller Marcelo Ebrard fue marginado de decisiones de política exterior, el senador Ricardo Monreal tampoco ha sido consultado en materia de política exterior y solo Claudia Sheinbaum tiene capacidad operativa para decisiones que tendrán influencia en la definición de la candidatura.
  • De manera inopinada y para desviar un poco la atención, el presidente López Obrador se tomó la libertad de hacer la lista de precandidatos presidenciales de la oposición, poniendo y quitando aspirantes con la única intención de provocar las reacciones opositoras. Sin embargo, partidos de oposición y presuntos precandidatos decidieron abanicar la curva presidencial y el tema duró apenas unas horas en el ambiente político.
  • Los dos precandidatos morenistas de última hora parecen haber perdido el paso o han tomado la decisión de salirse de la brega cotidiana de presencia mediática, a la espera de mejores circunstancias públicas. El secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, sigue administrando la gestión de las áreas conflictivas del gobierno federal, pero sin exposición mediática. y el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, dejó pasar la oportunidad de su aparición política como orador en una ceremonia luctuosa de Francisco I. Madero y parece más agobiado por la crisis y la falta de instrumentos de decisión de su dependencia.
  • De todos modos, parecen estarse configurando en el escenario político cuando menos tres formaciones importantes con capacidad para proponer candidatos y abrir espacios de competitividad electoral: Morena como partido en el poder, la alianza va por México del PRI-PAN-PRD-Coparmex-Claudio X. González y los indicios de que Movimiento Ciudadano estaría buscando una participación particular tratando de armar otra coalición con el Partido Verde y el PT. Queda, en todo caso, la posibilidad de figuras excluidas de las decisiones finales corriendo con algunos de los partidos pequeños.
  • Los resultados de las elecciones de gobernador en seis estados de la república no enviaran señales importantes que deben ser consideradas en el proceso de sucesión presidencial, inclusive si Morena llegará a perder alguna gubernatura que hoy mantiene en las tendencias electorales. La situación presupuestal de los gobiernos estatales ha entrado en situación de colapso y no hay ningún gobernador que pueda tener recursos suficientes para impulsar su propia candidatura, ni siquiera los gobernadores panistas que aparecen encabezando la lista de precandidatos de ese partido.
  • Las presiones estadounidenses sobre México para una mayor operación de decisiones en contra de los cárteles del narcotráfico están regresando el tema de la seguridad a la prioridad política y social y podrían provocar incidentes graves que influyen en la decisión del candidato de Morena a la presidencia. En el tema de la seguridad, la oposición sigue en la luna.