¿Y los campesinos?

0
191

El campo sufre todo tipo de rezagos: económico, social, educativo y político.

A los campesinos se les manipuló durante décadas con la promesa de entrega de tierra, crédito y asistencia técnica. Y cuándo se sumieron en la pobreza más abyecta les entregaron becas y programas clientelares sobre los que los neoliberales robaron a sus anchas, la estafa maestra con Peña Nieto fue justamente en el programa diseñado para luchar contra la pobreza que es básicamente rural.

Con el neoliberalismo el campo se empezó a vaciar, se aceleró la migración a la ciudad para engrosar el mercado de trabajo con salarios bajísimos o hacia Estados Unidos siguiendo el señuelo del plan bracero que terminó hace varias décadas, y los presidentes se regodean por la entrada de remesas que son la muestra fehaciente del fracaso nacional para garantizar el derecho de quedarse en casa. Pero en lo político-electoral el INE se resistió a la realidad demográfica y siguió instalando urnas en exceso en el medio rural para facilitar el fraude electoral a favor del PRIAN.

Desde Estados Unidos hay comunidades que influyen en las elecciones locales, como en el caso de oaxaqueños, zacatecanos o duranguenses que pueden inclinar una parte del voto en comunidades pobres. Quedó muy atrás el tiempo en que a los campesinos los llevaban a votar por la bandera porque ya no queda mucha gente para ser acarreada, empieza a haber conciencia política y el voto campesino o rural tiene cada vez menor peso.

Las centrales campesinas han perdido razón de existencia y hasta organizaciones como Antorcha Campesina pierden espacios de acción e influencia.

Para el 2024 el voto rural tendrá poca influencia y lo poco o mucho que influya localmente dependerá del partido con mayor infraestructura y recursos para movilizar esas cantidades marginales de votos y para eso adquiere gran importancia quien controla las gubernaturas, porque desde ahí se movilizan las fuerzas.

@shmil50