¿Y los militares?

0
25

Los regímenes de la revolución mexicana siguieron dos procesos simultáneos: Despolitizar a los militares como cuerpo e incluirlos en la corrupción, aspecto que conocían muy bien. De hecho son militares los autores de las frases celebres: No hay general que se resista a las caricias del tesorero general de la federación y No hay general que aguante un cañonazo de 50,000 pesos.

Los militares fueron parte de la corporativización política mexicana, fueron parte del aparato político que aseguraba el control, alcanzaron diputaciones, senadurías, gubernaturas y puestos relevantes en la administración, como por ejemplo la dirección general de aduanas.

A cambio, cada año se renovaba la declaración de lealtad de las fuerzas armadas al gobierno de los civiles y ejercían las tareas represivas que se les asignaban, aunque muchas veces por su propia iniciativa cometían enormes excesos.

AMLO declaró repetidamente en campaña que enviaría a los militares a sus cuarteles y resulta que ha sido todo lo contrario, los trae construyendo aeropuertos, trenes, administrando puertos, aduanas y aeropuertos. Nunca antes frente a un discurso anti militar los militares adquirieron un peso político y ahora económico tan desmedido, y las preguntas por supuesto son: si se someterán ante la dinámica electoral del gobierno civil, tratarán de inclinar la balanza hacia quien les asegure que su peso siga incrementándose, o si de plano intentarán poner sucesor.

De esas opciones la favorable es que respeten al poder civil y los procesos político-electorales dominantes lo que no está garantizado, aunque ya vimos que esos procesos son manipulados por diversas fuerzas, empezando por el INE que ya mueve sus fichas para asegurar el fraude en el Estado de México y que a menos de que se haga la reforma electoral, seguramente buscarán apuntalar a la oposición para el 2024, para esta opción se cree que se neutralizará esta maniobra con la salida de los bufones el año entrante.

El apetito de los militares no es poco, saben muy bien cual es su peso, saben que el país está atacado por fuerzas desestabilizadoras, ya sea de crimen blanco o rojo, saben que tienen la capacidad de desestabilizar y saben cual es el tamaño del botín y han demostrado que la contención no es lo suyo.

Por desgracia, el peso de los militares es mayor al de los oligarcas, y una de las grandes defensas para el sistema es evitar que se unan, ya veremos como maniobra AMLO para neutralizar la influencia política del ejército y evita las tentaciones golpistas que siguen circulando.

@shmil50