Inflación al alza

0
88
  • Se disparan precios
  • El salario no alcanza para la canasta básica
  • No habrá crecimiento en términos reales

La inflación en México en el primer semestre del año en curso, muestra una tendencia que se ubica alrededor del 6%, que significa dos veces arriba de la meta anual del Banco de México para el 2021, esto es un elemento nocivo para la economía, ya que funciona como un impuesto regresivo, que afecta a los más pobres del país; cabe señalar que desde 2017 la inflación ha sido de alrededor 4.5%, es decir 1.5% de la meta fijada por Banxico, lo que marca una tendencia de largo plazo al alza.

Por lo que, el repunte de la inflación en este año ha tenido un impacto negativo sobre el poder adquisitivo del ingreso de los trabajadores, donde el Índice de Precios y Cotizaciones (INPC) se colocó en julio, a 5.81%, mientras un 5.89% del mes previo; cuando el cálculo del índice de precios de la canasta de consumo mínimo se elevó hasta un 6.8% anual.

Los datos anteriores, muestran que este nivel de inflación, significa que los ingresos o sueldo con que cuentan los trabajadores, ya no les va a alcanzar para comprar la canasta básica o bienes y servicios que requieran.

Sin embargo, varios precios de bienes de consumo básico reportaron alzas más significativas como en el caso del gas LP, que subió 34.9% en los últimos 12 meses; la gasolina de alto octanaje, con 16.1%; la tortilla con 14% y la carne de cerdo con 18.2%, por mencionar algunos casos, lo que ha deteriorado la capacidad de compra de los hogares.

En estas gráficas vemos claramente como los precios al consumidor superaron con mucho las previsiones de los especialistas, ya que se situaron muy por encima de la meta anual del Banco de México, por quinto mes consecutivo; impulsados fundamentalmente por los precios de básicos, alimentos, transporte aéreo y especialmente energéticos.

 

Inflación

Vale la pena recordar, que el rango objetivo permanente de inflación del Banco de México es de 3% +/- un punto porcentual, por lo que resulta evidente que los resultados de julio permanecen muy por encima del objetivo institucional; hay que precisar que, al interior del INPC, el índice de precios subyacente registró un incremento mensual de 0.48% y anual de 4.66%, mientras que la inflación no subyacente aumentó 0.93% mensual y 9.39% anual.

 

La inflación subyacente no considera bienes y servicios cuyos precios son más volátiles o aquellos cuya formación no está sometida a condiciones del mercado, por ejemplo, los precios de los agropecuarios, energéticos y las tarifas autorizadas por los distintos órdenes de gobierno. Por lo que, al interior del componente subyacente del INPC, se observó un incremento del 0.58% en los precios de las mercancías y del 0.36% en los servicios.

Por otro lado, al interior del índice de precios no subyacente, los precios de los productos agropecuarios crecieron 0.74% y los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno 1.07% mensual.

Todos los datos con que contamos del primer semestre del 2021, apuntan que la inflación de ubicaría al final del año, en alrededor del 6%, como lo reconoce el propio Banxico, pero el crecimiento de la canasta básica, por arriba de la inflación esperada y la subyacente por arriba de 9%, consideramos que el pronóstico institucional está por debajo de la realidad; en lo personal pienso que se podría ubicar, en alrededor del 8%, con tendencias alcistas por los precios de los energéticos hacia el otoño e invierno.

 

Proyección de la inflación 2021

Como hemos venido exponiendo, la inflación se basa en el índice de precios al consumo, el indicador de inflación más importante en la mayoría de países, por ello, las tasas de inflación del IPC de la tabla que presentamos, se representarán tanto de forma mensual, comparadas respecto al mes anterior, como anual, comparadas con el mismo mes del año anterior.

2021 inflación México (IPC)

inflación mensual inflación inflación anual inflación
enero 2021 – diciembre 2020 0,86 % enero 2021 – enero 2020 3,54 %
febrero 2021 – enero 2021 0,63 % febrero 2021 – febrero 2020 3,76 %
marzo 2021 – febrero 2021 0,83 % marzo 2021 – marzo 2020 4,67 %
abril 2021 – marzo 2021 0,33 % abril 2021 – abril 2020 6,08 %
mayo 2021 – abril 2021 0,20 % mayo 2021 – mayo 2020 5,89 %
junio 2021 – mayo 2021 0,53 % junio 2021 – junio 2020 5,88 %
julio 2021 – junio 2021 julio 2021 – julio 2020

2021 inflación México (IPC)

 

 

A manera de resumen

La mayoría de los expertos del sector privado en México ajustaron al alza sus pronósticos para el desempeño de la inflación en este año, al tiempo que esperan una economía más fuerte tanto en 2021 como en 2022, de acuerdo con la más reciente encuesta mensual elaborada por Banco de México; ajustaron al alza su pronóstico para el crecimiento de la inflación por séptimo mes seguido, al pasar de 5.6% a 6%, de acuerdo con la encuesta mensual que elabora Banxico.

Por todo lo anterior, la Junta de Gobierno de Banco de México, decidió por segunda vez subir su tasa de interés objetivo en otro cuarto de punto porcentual, para dejarla en 4.5%, para tratar de fortalecer las expectativas de nuevos incrementos adicionales al interés de referencia nacional en lo que resta del año y frenar los incrementos inflacionarios.

En el debate sobre la inflación en México, hay dos posiciones, unos que opinan que es un fenómeno coyuntural y hasta que es importada >afines a la 4T< y los otros, que opinamos que es estructural, de largo plazo y donde influyen de manera determinante, las acciones y políticas públicas del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Los primeros, afirman que los precios de los energéticos se mantendrán, sin incrementos y sobre los alimentos aplicaran un control de precios, que los otros aumentos en los precios de bienes y servicios, se deben al rápido crecimiento y calentamiento de la economía de Estados Unidos, así como a la escasez de algunos insumos a escala global para las manufacturas y, que estos, se van a solucionar en el corto plazo; los datos oficiales no los apoyan en sus argumentos y se basan en las Mañaneras del mandatario.

Los segundos, partimos de una interpretación profesional de los datos oficiales e institucionales, en la que consideramos que desde hace cinco años la tendencia de la inflación ha sido por arriba de la meta de Banxico, que las políticas erráticas en energía han generado incertidumbre y alzas de precios; recordado que los precios de los energéticos aumentan globalmente hacia fin de año[1].

 

Perspectivas de crecimiento del PIB

Como hemos fundamentado, en el horizonte inflacionario las cosas no se ven bien, en lo referente a la economía, la historia fue diferente, donde los analistas consultados por Banxico elevaron su pronóstico para el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional en 2021 de 5.8% a 6.1%, y para el año entrante los economistas también mejoraron su pronóstico al pasar de 2.8% a 2.9%.

Es decir, que el ajuste del consenso de los analistas sobre el desempeño de la economía coincide con una visión más positiva que se está generando sobre México este año, en este sentido, el Fondo Monetario Internacional (FMI) recientemente elevó sus estimaciones para PIB mexicano este año y en el 2021, impulsados por la combinación, de un buen ritmo de crecimiento de Estados Unidos y de una mejoría de la demanda interna, para ubicarlos en 6% y 2.5% respectivamente.

De esta manera, vemos coincidencia en los pronósticos de crecimiento del PIB, por parte del Banco de México, el FMI y la SHCP, de que el país crecerá este año en alrededor del 6% que, si lo vemos desde otra perspectiva, es un porcentaje mínimo, tomando en cuenta que el año pasado tuvimos la peor caída en nuestra economía, de – 8.5%, que no se había visto en 90 años.

 

Reflexión Final

Si como hemos planteado, por un lado, tendremos para el 2021 una inflación de 6% >con tendencia al alza< y por el otro, un crecimiento estimado de 6% >con riesgos de que empeore la pandemia de covid-19 en México< los escenarios son negativos, ensombreciendo el panorama nacional, durante el segundo semestre de este año; donde en el mejor de los casos habrá un crecimiento cero.

En términos reales, hemos perdido mucho en materia económica donde los niveles de 2018-2019, no serán alcanzados hasta el primer semestre de 2024; pero para este año, aún existen factores de riesgo que podrían ocasionar cambios en el entorno, ya que hay pronósticos creíbles y sustentados, que muestran modificaciones muy drásticas en el presente semestre.

El autor es coordinador de investigación política en La Crisis e Indicador Político

rabascal51@hotmail.com

@rafabascal

[1] El incremento en los precios de los combustibles son detonadores de aumentos en los precios de alimentos, bienes y servicios.