La paridad en las gubernaturas que vienen, y en la Cámara de Diputados

0
257

El viernes pasado el Consejo General Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó criterios para garantizar la postulación paritaria en las candidaturas a las gubernaturas de Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas para las elecciones 2022 y cuyo proceso electoral está por iniciar en algunas de estas entidades.

Para las seis gubernaturas, los partidos políticos nacionales deberán postular al menos tres mujeres…bueno, con tanta insensibilidad al interior de éstos, dejémoslo en tres mujeres y tres hombres y ya es ganancia; pedir que sean cuatro mujeres no les hace gracia.

Tres y tres, eso que ni que, pues como lo puntualizaron las consejeras electorales Carla Humphrey, Dania Ravel, Claudia Zavala y Adriana Favela (en la maratónica sesión) la paridad es un principio constitucional sin vuelta de hoja que se tiene que garantizar, punto.

En lo que todavía se tiene dudas es en cuáles de las seis entidades federativas van mujeres y en cuáles hombres. Esa será decisión libre de los partidos políticos nacionales, según se explicó en la sesión del Consejo General del INE, el cual, hasta la noche del domingo aún no subía el acuerdo en comento, pues primero se engrosaría.

Libre, a menos de que el Pleno de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) se encabrite porque el Congreso de la Unión y los congresos locales de las entidades donde en 2022 renovarán gubernatura permanecieron omisos a pesar de que en diciembre pasado los vinculó a cumplir con legislar la paridad en gubernaturas.

Y entonces quizá hasta emita criterios o confirme los aprobados por el Consejo General del INE el viernes pasado. Ah, porque aunque la mayoría de los representantes de los partidos políticos que hicieron uso de la palabra, dijeron estar a favor del acuerdo, no faltará el que impugne. Como bien dijeron las consejeras, éstos traen “doble discurso”.

O, en su caso, cabe la posibilidad de que no emita criterios ni confirme los del Instituto bajo el argumento de estar legislando, pero entonces haría lo mismo que en su setencia de diciembre pasado: “Vincular a los partidos políticos nacionales para que, en la postulación de sus candidaturas a las gubernaturas…, hagan efectivo el principio de paridad”.

Y determinar el número mínimo, así como la fecha en que deban informar al INE las entidades donde registrarán candidatas y donde presentarán a varones.

Tal vez hasta ocurra algo similar respecto a los partidos locales ante la omisión de los congresos de los estados, salvo el de Higalgo el cual cumplió con legislar la paridad en la gubernatura pero ésta no ha sido publicada.

En fin, esperemos que en breve el Instituto publique los criterios para garantizar la postulación paritaria en las candidaturas a las gubernaturas en las seis entidades, para saber a ciencia cierta los términos de los mismos.

En la sesión correspondiente se dejó entrever que algunos versan sobre los momentos procesales en que los partidos nacionales deben de decidir si llevan hombre o mujer en cada una de las seis entidades: ¿Desde la convocatoria para el proceso interno de selección de candidatura, o en el registro?

Ah, para los partidos políticos locales se estableció que deben dar preferencia a una persona del género distinto a la registrada en el proceso electoral sucesorio anterior; y si son de nueva creación, entonces postular preferentemente candidatas.

LA PARIDAD ABSOLUTA EN LA CÁMARA DE DIPUTADOS FEDERAL 

Horas antes de la instalación de la LXV Legislatura de la Cámara de Diputados Federal, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación dictó dos sentencias que modificaron la composición por género de dicha Legislatura y, efectivamente, son de consecuencia histórica.

Pues con tales modificaciones, la Cámara de Diputados por primera vez tendrá una conformación paritaria absoluta con 250 mujeres y 250 hombres.

Y es que la noche del sábado pasado, Sala Superior revocó la asignación de la diputación federal por el principio de representación proporcional a Oscar Daniel Martínez Terrazas (propietario) y Raymundo Bolaños Azocar (suplente) del PAN porque no acreditaron pertenecer a la comunidad indígena de San Juan Tetelcingo, del municipio Tepecoacuilco de Trujano, Guerrero.

Por tanto, determinó asignarla a la siguiente posición de la lista de Acción Nacional correspondiente a la cuarta circunscripción: A a la fórmula diez, integrada por Ana Laura Valenzuela Sánchez y Mariana Beatriz Sabanero Zarzuela, propietaria y suplente, respectivamente.

La Sala Superior también ajustó una fórmula del Partido Verde Ecologista de México presentada para la diputación federal por el principio de representación proporcional en la tercera circunscripción plurinominal, integrada por hombres, para sustituirla por una fórmula conformada por mujeres.

Y con este ajuste se consiguió la paridad en la Cámara de Diputados con 250 hombres y 250 mujeres.

¿¡Qué tal!?

Por fin se alcanzó, aunque prácticamente tuvo que alcanzarse a punta de resoluciones jurisdiccionales tras una larga lucha de mujeres, que poco a poco empujaron la paridad en la normatividad y a base de acciones a firmativas.

Los varones nunca se hubieran preocupado por sí mismos por hacer realidad la paridad, a pesar de representar un derecho humano y un principio constitucional y convencional.

AHORA QUE LEGISLEN EN LO QUE FALTA PARA LA PARIDAD 

Ya que pase la euforia de haber asumido el cargo, las 250 diputadas federales están más que obligadas a legislar en lo que falta para conseguir al cien por ciento la paridad en todo; y en todo es en todo: Cargos de elección popular y cargos públicos en las dependencias de los tres poderes en ámbos órdenes y en municipios, además de entes auotónomos.

Precisamente una de las cosas que faltan es legislar en la paridad en gubernaturas.

No lo hicieron las diputadas y los diputados federales salientes, ni siquiera cuando en diciembre pasado la Sala Superior del TEPJF vinculó “al Congreso de la Unión, así como a los congresos locales a regular la paridad en gubernaturas antes del inicio del próximo proceso electoral que siga de manera inmediata al proceso 2020-2021.” 

Por eso el Consejo General del INE acaba de emitir criterios generales para garantizar dicha paridad en la víspera del inicio de los procesos electorales locales para la renovación de gubernaturas el próximo año en seis entidades.

Claro, a riesgo de algún revés jurisdiccional. Pero de que va la paridad en gubernaturas en 2022, va; porque, como ya se dijo, si alguien impugna los criterios y la Sala Superior determina revocarlos, de todos modos ésta garantizará la paridad; ya hay antecedente.

En fin, las nuevas 250 diputadas federales de entrada deberán pronunciarse de manera conjunta por legislar sobre la paridad en gubernaturas como parte de la agenda legislativa. Y, por supuesto, hacerlo. Aunque quizá las alcance una nueva sentencia de la Sala Superior donde dicte un plazo perentorio, o ésta emita criterios y obligue incorporarlos a la ley, con todo y el riesgo que implique rebasar la plena jurisdicción.

Aunque lo que legislen será para aplicarlo en las elecciones de gubernaturas siguientes a las de 2022, porque el plazo para hacer reformas electorales de fondo ya se agotó respecto de la mayoría de los seis estados con sucesión el próximo año.

Las nuevas 250 legisladoras son producto de la lucha de muchas mujeres por conseguir la paridad, son producto de resoluciones jurisdccionales, acciones afirmativas y normas legales y constitucionales; ahora están obligadas a legislar para hacer realidad la paridad en las gubernaturas y en todo lo demás que falte.

Caso contrario, estarán faltando a su compromiso con su género. Pero además, la integración paritaria dejaría de tener razón si ellas se dejan llevar por los designios masculinos.

Correo: rosyrama@hotmail.com