¿Qué hay detrás del embate del director del ISSET al poder Judicial?

0
24

En un primer acercamiento, parecería que la ofensiva de Fernando Mayans Canabal, director del Instituto de Seguridad Social del Estado de Tabasco (ISSET), contra el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Enrique Priego Oropeza, que coincidió con el ataque a este de la exdiputada priísta Lorena Beauregard, fue un acto concertado con aquella.

En realidad, de acuerdo con observadores políticos, la postura de Mayans tiene que ver más con la elección de gobernador de 2024 que con una discrepancia de fondo.

El funcionario, le aseguran al columnista, busca posicionar su imagen de cara al relevo en Plaza de Armas.

Su actitud es una manera de decirle a la clase gobernante “aquí estoy”.

Dos claves para entender el tema:

1.- Priego Oropeza es uno de los funcionarios más respetados de la llamada ‘Cuarta transformación’ y pegarle a él implica llevarse entre las patas al régimen morenista, pues se trata de uno de sus activos. Tan es así que cuando no se tiene idea de quién puede ser candidato para algún cargo importante, de inmediato se le menciona a él.

El presidente del Poder Judicial no ha estado involucrado en escándalos y por eso su figura es apetecible para campañas mediáticas.

2.- Mayans forma parte de un grupo de militantes del lopezobradorismo que busca presentarse como una corriente democrática al interior del partido del presidente Andrés Manuel López Obrador en la entidad.

El director del ISSET es el proyecto de un grupo de fundadores como el exdirigente estatal César Burelo, el diputado Jesús Selván y el excandidato a la gubernatura, Raúl Ojeda Zubieta, entre otros, que cuentan con el respaldo de militantes en todo el estado.

De tal manera que el episodio contra el TSJT representó una ventisca para refrescar la figura del servidor público.

¿Por qué el mensaje “aquí estoy”? En realidad, el grupo de fundadores tiene razón cuando levanta la mano: la sucesión por la gubernatura de Tabasco ya está en marcha siguiendo los cánones de la sucesión presidencial.

(Mañana le damos en esta columna los datos duros del porqué ya se adelantaron los tiempos en Tabasco).

Ahora, si bien se entiende la postura de los fundadores que se la van a jugar con Mayans, el descontón que le puso a Enrique Priego llama la atención porque se dio al unísono con la agresión de la priísta Lorena Beauregard.

No es la primera vez que quien fuera secretaria técnica en el gobierno de Andrés Granier Melo se le ha ido encima al presidente del Tribunal Superior de Justicia, a quien, de manera esporádica, desde el principio de esta administración, le ha soltado metralla en redes sociales.

El problema es que la coincidencia de tiempos con Mayans hizo suponer que se trataba de una acción acordada para debilitar a la 4T.

En el caso de Mayans, de acuerdo con analistas, es entendible que busque reposicionar su imagen como interesado en competir por la candidatura al gobierno del estado.

Pero si hubo acuerdos con Lorena Beauregard para hacer el uno-dos en el lance contra el exgobernador, eso solo ambos personajes lo saben.

Lo que se pone en evidencia, eso sí, con los ataques a Enrique Priego es que la sucesión ya está en curso.

 

PARA SU INFORMACIÓN… 

INTERROGADO SOBRE EL desencuentro con el titular del TSJT, el director del ISSET respondió con la frase lopezobradorista: “amor y paz”. Solo le faltó izar el pañuelo blanco en señal de capitulación.

@RodulfoReyes