La Opinión Pública y la Revocación de Mandato

0
148

Marcela Maldonado Bodart

En su conferencia de prensa matutina, del pasado 18 de marzo, el presidente Andrés Manuel López Obrador, expuso sobre el papel de difusión que ha estado realizando en los medios de comunicación el Instituto Nacional Electoral (INE), sobre el próximo ejercicio participativo de revocación de mandato en México.

Al respecto, llamó la atención de propios y extraños, que el presidente hiciera referencia al trabajo de difusión del INE, basándose en un sondeo de opinión realizado por un medio público de la Ciudad de Mèxico  “Capital 21”, a través de su cuenta de Twitter, en donde  se obtuvo un universo de 74 participaciones, y mediante el cual se dio a conocer que el 28.4%, de los 74 participantes, había escuchado la campaña de promoción del INE para la consulta de revocación de mandato en radio y televisión,  un 2.7% lo había visto en redes sociales, un 1.4% en espectaculares,  mientras que un 67.6% no había visto nada.

Aún con la poca representatividad del sondeo, el presidente señaló la falta de cumplimiento del INE con sus obligaciones, así como el poco conocimiento de la ciudadanía sobre el ejercicio de revocación de mandato.  Estos tipos de señalamientos, que sumados a otros, han generado, por un lado, que la ciudadanía se cuestione el papel del INE, pero también se ha estado generando una opinión pública sobre la transparencia y confiabilidad del propio proceso.

Generar o influir sobre un “tipo” de opinión pública para los gobernantes es importante, principalmente cuando se entiende que el “pueblo manda,” y “manda” a través de sus elecciones, es decir, a través de su voto. De ahí que para emitir el voto, el ciudadano o ciudadana, debe tener una opinión o percepción sobre sus gobernantes, pero también del resultado de las gestiones de su gobierno.

Así, con la ayuda del internet, se pueden solicitar y emitir votos a través de sondeos de opinión en distintas redes sociales, en donde se genera lo que le llamaría un tipo de “Cyberdemocracia”, y con la cual se puede influir en la opinión de la ciudadanía sobre determinada temática, o asunto, de diversos ámbitos, dependiendo de los resultados obtenidos en los sondeos.

Si bien es cierto, a través del ejercicio de la Cyberdemocracia, se pueden conocer tendencias y aspectos generales de opinión, no son en su mayoría confiables, pues se desconocen las caracteristicas de los participantes, incluso más cuando se sabe de la existencia de los denominados “bots” en las redes sociales.

No hay que olvidar que las elecciones son libres, por lo que también la opinión de la ciudadanía debe ser formada libremente, es decir, una ciudadanía con una opinión propia sobre los asuntos públicos, sobre sus gobernantes y acciones de gobierno. Por ello, la participación ciudadana en el próximo ejercicio de revocación de mandato, sin duda, nos mostrará el resultado de la opinión y elección libre, de los ciudadanos y las ciudadanas en México, y en el extranjero, pero también con miras  hacia la próxima sucesión presidencial.